Los paquetes con material pirotécnico habrían sido enviados desde la provincia de Valladolid