Hugo Morán posa en el Ministerio de Medio Ambiente tras la entrevista. / FOTOS: VIRGINIA CARRASCO

Hugo Morán «Este otoño no habrá restricciones de agua en el suministro urbano»

«No es razonable seguir pensando que cada vivienda en nuestro país tiene que tener una piscina adosada», asegura el secretario de Estado de Medio Ambiente

Alfonso Torices
ALFONSO TORICES Madrid

Hugo Morán vive uno de sus veranos más complicados. Este asturiano (Lena, 58 años) curtido en la gestión local está desde hace cuatro años al frente del departamento del Gobierno que debe impulsar las políticas contra los superincendios y la sequía.

El año con la mayor superficie forestal calcinada del siglo. ¿Qué está fallando en España?

¿Qué está fallando en el mundo? Recogemos los frutos de un modelo de crecimiento que creíamos ilimitado y que nos traído un cambio climático para el que no estábamos preparados. Si sumamos la migración del interior al litoral y el envejecimiento tenemos la tormenta perfecta. Una gran superficie despoblada con ausencia de gestión en buena parte de ella y una situación climática excepcional (las peores olas de calor en años), sin olvidar que el 80% de los fuegos los prende el hombre.

El monte es un polvorín por falta de cuidado. ¿El próximo verano oiremos el mismo lamento?

Vamos a un escenario climático distinto. No podemos generar expectativas que no se corresponderán con la realidad. No mejoraremos de hoy para mañana. No se atendieron las alertas de la ciencia. Se ha perdido mucho tiempo. Ahora hay que acelerar. Hay que hacer un gran esfuerzo de prevención, de recuperación del mundo rural, al que se han destinado buena parte de los fondos europeos.

Muchos fuegos los han desatado irresponsables que se saltaron la prohibición de usar maquinaria. ¿Va a haber mano dura?

Lógicamente, la que establece el Código Penal. En algunos casos hablamos de personas que conscientemente se saltan la prohibición y perjudican a la sociedad, generan tremendas pérdidas y, sobre todo, ponen en riesgo la vida de sus conciudadanos, como hemos visto este verano.

«Faltan preparación y medios en la lucha contra el fuego en algunas autonomías»

Un reciente decreto exige a las autonomías un mínimo de medios, equipamiento y formación para los dispositivos de extinción de 2023. ¿Es que faltan preparación y medios?

Lo sucedido este verano nos lleva a esa conclusión. La capacidad de respuesta de las autonomías no es homogénea. Hay algunas con dispositivos perfectamente engrasados para responder a unas exigencias crecientes y otras no. Hay distinta disponibilidad de operativos, distinta formación, distintas condiciones de trabajo. Eso no es razonable.

¿Qué mejora prevé hacer el Estado en su dispositivo?

Llevamos ya años en ello. Hemos profesionalizado las brigadas y se ha puesto en marcha un plan de mejora de los equipos y las bases de operaciones. Se completará con una renovación de todo el dispositivo aéreo que puede lograrse en diez años. Tenemos un dispositivo que es una referencia mundial, pero tiene ya su antigüedad.

¿Este enorme volumen de superincendios (50 este verano) ha venido para quedarse?

Convivimos con los superincendios desde hace años. Es un fenómeno global como lo demuestran Suecia o Rusia. Cada vez habrá menos incendios, pero más grandes. ¿Pero 40 o 50 cada verano en España?, no. Haría falta otra tormenta perfecta de sequía extrema y olas de calor tempranas y tórridas. Puede volver a pasar en España y en cualquier país de nuestro entorno, pero ¿estadísticamente es probable que ocurra el próximo año? No, no lo es.

Pantanos con la menor cantidad de agua en 27 años y cayendo en picado. ¿Habrá restricciones este otoño?

Gracias a la buena gestión colectiva previa de unos recursos escasos, podemos garantizar que no habrá restricciones en los grandes sistemas de abastecimiento de áreas urbanas, donde vive más del 90% de la población. Puede haber algún caso puntual en pequeños núcleos de población que se surten de manantiales o aguas subterráneas.

Con la alarmante carencia de agua, ¿es razonable que se permita llenar las piscinas privadas? ¿es sostenible que en muchas ciudades ya no se construya un edificio sin piscina?

La adaptación al cambio climático no es algo abstracto. Exige cambios en patrones de conducta. Los planes municipales de ordenación tienen que tener herramientas que permitan limitar en sequías los usos lúdicos del agua. Además, hay lugares donde no es razonable seguir aumentando las piscinas porque colocan a la localidad en una situación de estrés hídrico. No es razonable seguir pensando que cada vivienda en nuestro país tiene que tener una piscina adosada.

Mil hectómetros menos para riego

Las sequías serán cada vez más frecuentes. ¿Será necesario reducir las hectáreas de regadío en España?

España tiene capacidad para 50.000 hectómetros en los pantanos, pero nunca están a más del 60%. Eso quiere decir que las expectativas de riego con los otros 20.000 hectómetros no son reales. Es una ficción que no se puede mantener más, nunca se podrán cubrir, como lo demuestran las restricciones año tras año en muchas cuencas. La planificación hidrológica que se aprobará este año y hasta 2027 reducirá las dotaciones anuales para riego en más de 1.000 hectómetros cúbicos. Es complicado calcular cuántas hectáreas menos se podrán regar. Dependerá de una triple actuación. Primero. Hay que sacar del sistema todas las explotaciones sin derecho de riego. Segundo. Mejorar la eficiencia en el uso del agua. Tercero. Planificación de las hectáreas regables en base a la disponibilidad real del recurso. De este trabajo, y de cara a 2030, debería surgir un escenario de certidumbre para el sector.

«¿Más trasvases? Me gustaría que alguien me dijese de qué río se puede sacar agua para llevarlo a otro»

Los agricultores piden más trasvases y nuevos pantanos. ¿Están en sus planes?

No solo no están en mis planes sino que mis planes está dejar de generar expectativas falsas. Como decía, al menos un 40% de la capacidad de los pantanos nunca se llena y la curva es decreciente. ¿Construir más presas para qué? Si no va a haber agua para llenarlas. ¿Más trasvases? Me gustaría que alguien me dijese de qué río se puede sacar agua para llevarlo a otro, de qué cuenca se puede llevar a otra si no hay excedentes.

¿Y habrá más desaladoras?

Hacen falta en los territorios que no tienen otras alternativas y que cada vez dispondrán de menos recursos, según constatan los expertos, como ocurre en Levante. Por eso en 2005 ya se diseñó un plan para implantar un sistema de desalación en ese litoral, que nunca debió abandonarse, y que hemos reactivado desde el inicio de la legislatura. Pero hay otra respuesta tecnológica infrautilizada en todo el país, pues no solo sirve para la costa: la reutilización. Para ello, primero tenemos que terminar con el déficit en depuración y saneamiento, que nos ha acarreado multas de la UE y que hace que desperdiciemos un recurso escaso y reutilizable.

¿A qué cambios en nuestra forma de vida nos obligará la cada vez más presente sequía?

Creo que la sequía va a realizar una labor didáctica de adaptación al cambio climático mucho más efectiva que la que han conseguido científicos e instituciones. Es en esta situación cuando el ciudadano constata que efectivamente el cambio climático ya está aquí y ha venido para quedarse.