Luis Argüello, a la izquierda, en una foto de archivo. / NACHO GALLEGO / EFE

Los obispos no irán a la manifestación contra el aborto, pero animan a asistir

Creen que las protestas en la calle tienen un carácter «genuinamente laical»

Antonio Paniagua
ANTONIO PANIAGUA Madrid

El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal, Luis Argüello, aseguró que los obispos no se manifestarán este domingo en la manifestación contra el aborto que tendrá lugar en Madrid. Argüello sostuvo que las movilizaciones de este tipo tienen un marcado «carácter laical», aunque no descartó que los fieles puedan venir acompañados por sus pastores. «Pero francamente, no lo creo».

La protesta de este domingo está convocada por 200 organizaciones, entre las que destaca la plataforma Neos, patrocinada por el exministro Jaime Mayor Oreja, y además cuenta con el apoyo de Camino Neocatecumenal. La Conferencia Episcopal Española (CEE) hizo el miércoles un llamamiento a la ciudadanía para que recurra a todos los cauces que permite la democracia y se movilice en contra de los proyectos legislativos del Gobierno que atentan contra la vida y van dirigidos a implantar en la sociedad la «cultura de la muerte».

La invitación fue hecha por la Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida, en el transcurso de la Comisión Permanente que ha celebrado la jerarquía católica el martes y miércoles pasado. El texto dado a conocer por el episcopado condena el aborto, la eutanasia y las iniciativas que en general atentan contra la vida. Otro argumento para no comparecer en la marcha es que los prelados tiene previsto celebrar el domingo actos en sus respectivas diócesis con motivo de la Jornada de las familias.

«Pensamos que la movilización en la calle es algo genuino de la vocación laical. Otra cosa es que los laicos y, en determinados asuntos que pueden subrayar lo esencial de la comprensión cristiana de la vida, puedan venir acompañados de los pastores. Pero francamente no creo que ocurra, puede que alguno lo haga, entre otras cosas porque los obispos tienen convocatorias en las propias diócesis ese mismo domingo con motivo de la Jornada de las Familias», alegó Argüello.

El portavoz confirmó que, después de su nombramiento como arzobispo de Valladolid, seguirá como secretario general hasta noviembre, cuando se celebre la preceptiva asamblea plenaria, en la que se habrá de presentar una terna de candidatos. Sin embargo, sus visitas a Madrid se reducirán drásticamente, de suerte que los dos vicesecretarios se ocuparán con más frecuencias de las comparecencias. «Valladolid no está muy lejos, las teleconferencias existen y la comunicación va a poder realizarse desde una decisión clara: tener una dedicación prioritaria al pueblo de Dios que peregrina en Valladolid».