Borrar
Jimena posa con el documento que la acredita como médica colegiada. La felicidad va por dentro porque, como ella admite, «me cuesta un poco sonreír en las fotos». R. C.
Y la número 17 del MIR escogió... ¡Medicina de Familia!

Y la número 17 del MIR escogió... ¡Medicina de Familia!

Jimena Riesco, abulense de 25 años, se ha decantado por la especialidad a la que también se dedican sus padres. «Me he dejado llevar por lo que me gustaba y no por el número», dice sobre una disciplina que no está entre las preferidas de los nuevos Médicos Internos Residentes

Miércoles, 17 de abril 2024, 09:48

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Se llama Jimena Riesco Varas, es natural de Piedralaves (Ávila) y es la mejor MIR de Familia de España. La doctora, de 25 años, logró el puesto 17 entre los 12.700 aspirantes a convertirse en Médico Interno Residente y ha sido la primera de todos ellos en optar por la especialidad de Medicina de Familia y Comunitaria, la misma a la que se dedican sus padres en el Valle del Tietar, al sur de Ávila, y generalmente una de las más 'denostadas' por los MIR.

Con esa nota, Jimena podría haber escogido cualquiera de las ramas médicas más demandadas, como Dermatología o Cirugía Plástica, que, como es habitual se agotaron el primer día. Pero no, después de seis años de estudios en la Universidad Complutense de Madrid y un examen MIR de factura extraordinaria, la joven abulense ha elegido formarse como especialista en Medicina Familiar, y lo hará en la Atención Primaria de la Comunidad de Madrid. Comenzará su residencia el próximo 7 de mayo en el madrileño hospital clínico San Carlos.

Jimena siempre ha tenido claro proseguir con una rama de la medicina que, por sus padres y su propia experiencia, conoce a fondo, incluidos esos otros factores negativos que la han convertido en la más 'fea' de las 46 especialidades ofertadas: muchos pacientes asignados a cada galeno, falta de personal para cubrir las bajas, bastante burocracia y salarios a veces no equiparables a la preparación, esfuerzo y sacrificio que conlleva el desempeño de una disciplina que, entre el propio colectivo médico, se suele ver como «menor» en comparación con las de ámbito hospitalario.

Pero ella se queda con todo lo positivo que aporta la Medicina de Familia. «Tratas a pacientes de todo tipo, desde cosas más banales a casos complejos. Además, desde el momento en que tienes una sospecha clínica y haces el diagnóstico vas viendo cómo tu paciente evoluciona. Aunque le derivas a otros especialistas, nunca pierdes el contacto porque vuelven a la consulta a contártelo«, comenta.

En su casa, además, ha tenido a los mejores maestros, sus padres. Su madre se dedica a la Atención Primaria, mientras que su padre trabaja como médico de familia, pero en las emergencias extrahospitalarias. Dos ámbitos distintos de la misma especiaidad, de los que ha aprendido.

«Ellos me han contado casos que me han servido para reforzar lo que estudiaba en la facultad. Hemos hablado mucho de medicina«. Y con su madre ha vivido algo que la ha marcado: «El cariño que recibe de sus pacientes. Ella ha conocido a pacientes desde que eran bebés, ha visto cómo crecían y hoy la saludan por la calle y se acuerdan de cuando les atendió hace veinte años. Eso es muy bonito».

Plazas vacantes

Este año el Ministerio ha sacado casi 2.500 plazas de Medicina de Familia (la que más oferta tiene de largo) y tras diez jornadas de elección entre los MIR, apenas se ha superado el 40% de su cupo total. Si nos retrotraemos al año pasado, la convocatoria ordinaria de 2023 concluyó con 202 plazas vacantes, todas ellas en ese campo. 2024 va por ese camino: desde que empezó la adjudicación de plazas, el pasado 8 de abril, hasta este miércoles se han ocupado sobre el 80% de las 8.768 plazas disponibles. Es decir, ya solo quedan 1.757 vacantes y 1.500 son de Familia. Incluso hay dos provincias, Soria y Teruel, donde aún no se ha cubierto ninguna de sus plazas de formación en Medicina de Familia.

Pero ni la 'mala fama' ni las condiciones laborales han desanimado a Jimena, dispuesta a romper ese estigma por el desapego de los mejores MIR hacia la Atención Primaria. Y eso que en los centros de salud se practica la medicina más cercana y seguramente una de las más vocacionales.

«Podía escoger cualquier otra especialidad, pero me he dejado llevar por lo que yo quería y no por el número»

«Siempre me ha gustado la atención integral y continuada del paciente y conocer, a la vez, distintas especialidades. No me he dejado guiar por el número. Pensé en lo que quería y dónde me gustaría verme trabajando dentro de unos años», explica la doctora abulense. «Es cierto que con mi número podía haber elegido cualquier especialidad, pero en el fondo lo tenía claro. Las condiciones pueden ser mejores o peores, pero al final no hay ninguna especialidad que sea perfecta; la saturación, la burocracia…la tienes en otras especialidades. Pero he decidido quedarme con todo lo que hace bonita la Medicina de Familia. Mis compañeros no paran de decirme lo orgullosos que están de que me haya dejado llevar por lo que yo quería, por lo que me gustaba y no por el número», añade.

Así que pronto veremos a la mejor MIR de Familia de España con la bata blanca, el estetoscopio al cuello y valorando clínicamente a los pacientes con ayuda de su tutor. Fruto de su esfuerzo es ese puesto 17, que ya es una magnífica tarjeta de presentación. De su logro apunta con humildad: «He estudiado lo necesario, con la preparación MIR que nos pautaba la academia. Buena base, buena preparación y buen día el 20 de enero», recuerda sobre la fecha del examen que inició su camino de residente.

Por el Madrid más castizo

La nueva R1 (residente de primer año) se formará en la Unidad Docente Centro de la Gerencia Asistencial de Atención Primaria, que comprende centros de salud de Madrid capital. Conoce ya la Atención Primaria de la sanidad pública madrileña ya que, durante sus estudios universitarios en la Complutense, rotó por varios centros de salud del distrito de La Latina, en el Madrid más castizo.

Cuenta que allí se llevó una buena impresión tanto de la actividad asistencial como de la formativa que le ofrecieron sus tutoras. «He rotado en tercero y sexto en prácticas de Familia y en Pediatría de Atención Primaria y no tengo ningún problema. Me gustaron mucho mis tutoras. He estado en un centro de salud y teníamos tiempo para cada paciente», indica.

«Medicina de Familia te permite saber un poco de todas las especialidades y eso me llama la atención»

Durante su preparación para el examen MIR, Jimena ya había decidido realizar su residencia en Madrid. «Quería continuar en Madrid donde me he formado. También es cierto que una vez terminada la residencia, aquí hay oportunidades laborales en Atención Primaria, y esto siempre es un voto a favor».

Riesco, que llega más que motivada a su primer año de residencia, defiende que la Medicina de Familia genera mucha satisfacción una vez que se conoce. «Te permite saber un poco de todas las especialidades y eso me llama la atención», describe.

El próximo 7 de mayo, la médico comenzará el primero de sus cuatro años de especialización. La mejor MIR de Familia de España será la primera en seleccionar en qué centro de Primaria quiere desarrollar la labor. Comenzará un itinerario formativo, que arranca en el Hospital Clínico San Carlos, para a finales de año incorporarse a la rotación en centros de salud de Madrid, capital. «Me han contado que hay muchos cursos interesantes y espero una buena formación durante la residencia», concluye.

«Estamos orgullosos de tu elección», dicen desde la SEMG

La elección de la especialidad de Medicina Familiar por parte de la número 17 del MIR ha sido recibida con «orgullo» por parte de algunas de las sociedades que representan a los médicos generalistas. La Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) le da a Jimena Riesco «la enhorabuena» por haber escogido esta especialidad que, como describe su presidenta Pilar Rodríguez Ledo, «trasciende los límites de la medicina convencional» porque «es el arte de cuidar a las personas en su totalidad, no solo tratando sus enfermedades, sino también apoyándolas en su bienestar físico, mental y emocional».

«Es un paso emocionante y significativo en tu carrera médica, y no podríamos estar más orgullosos de todos los que la elegís, y especialmente de ti por tu relevante puesto obtenido en esta convocatoria», señala Rodríguez Ledo, al tiempo que recuerda que Jimena pudo haber elegido cualquier otra especialidad, pero ha optado por una disciplina «muy gratificante» que subraya su «compromiso y vocación».

«Estoy segura de que serás una residente excepcional y una mejor profesional cuando finalice este periodo» le dice a Jimena la presidenta de la SEMG, que admite que, a pesar de las dificultades de la Atención Primaria, la elección «te convertirá en el confidente, el consejero y el cuidador para innumerables personas, y tu influencia se extenderá mucho más allá de las paredes de tu consulta». Finalmente la presidenta de la SEMG reitera a Jimena sus «felicitaciones» y «admiración» y se brinda a ayudarle «en cada paso del camino».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios