Íñigo Gómez-Pineda, María San Gil y Jaime Mayor Oreja. / JOSÉ RAMÓN LADRA

Nace Neos, la alternativa cultural para luchar contra la «descristianización de España»

La entidad surge para defender el derecho a la vida, la libertad religiosa la Corona y la unidad de la nación

Antonio Paniagua
ANTONIO PANIAGUA Madrid

Acaba de nacer Neos, una alternativa cultural que pretende hacer frente a las corrientes sociales que pugnan por «descristianizar» Europa y España. A su vez, la entidad trabaja por auspiciar una «regeneración moral y política» del país mediante la defensa del derecho a la vida, la verdad y la libertad religiosa y de enseñanza. Fundamentada en el humanismo cristiano, Neos tiene entre sus patrocinadores al presidente de la Fundación Valores y Sociedad y exministro del Interior con Aznar, Jaime Mayor Oreja ; la vicepresidenta de la Fundación Villacisneros y exlíder del PP en el País Vasco, María San Gil; el antiguo alcalde de La Coruña y exembajador de España en la Santa Sede con el PSOE, Francisco Vázquez; y el presidente de la Fundación Ángel Herrera Oria y de la Asociación Católica de Propagandistas, Alfonso Bullón de Mendoza. Neos aspira a convertirse en un referente contra el «relativismo moral» y se propone «pasar de la indignación a la acción». Entre sus desafíos más acuciantes está derogación de leyes como la del aborto, la reguladora de la eutanasia y la de Memoria Histórica.

La plataforma cultural se presentó este viernes en un hotel madrileño cuyo salón de actos se quedó pequeño. No en balde, al acto asistieron unas 800 personas que aplaudieron a un Mayor Oreja que apeló a la rebelión frente a la destrucción del orden social. «Basta ya, no todo vale, no se pueden destruir los cimientos de nuestra sociedad como lo están haciendo, tenemos que saber movilizarnos, unirnos, no podemos seguir acomplejados, asustados, escondiéndonos», proclamó. Más allá de los abrazar la fe y el catolicismo, Neos hace una apasionada defensa de la unidad de España y de la Corona, «garantía de estabilidad y convivencia».

Según María San Gil, la alternativa no es el embrión de ningún partido. «No estamos en política, pero sí queremos influir en ella», dijo. La organización plantará cara al «proyecto totalitario de ingeniería social», todo un ataque a la civilización occidental que ya no distingue entre el bien y el mal. En este sentido, Sal Gil animó a regirse por la propia conciencia y no por los dictados ni las leyes ideológicas del Gobierno.

«Crisis de civilización»

Entre los objetivos de la alternativa figuran combatir las amenazas globales, al entender que Occidente y España están sumidos en una «crisis de civilización», y pergeñar una estrategia contra la autodeterminación. Sus fundadores creen necesaria la defensa del idioma español y derogación de las leyes basadas en la ideología de género, contrarias a la «naturaleza humana». Neos abomina de la 'ley trans', las normas LGTBI y las leyes de la infancia y de diversidad familiar.

Arriba. Alfonso Bullón de Mendoza, presidente de la Fundación Ángel Herrera Oria. Debajo. Jaime Mayor Oreja e Íñigo Gómez-Pineda durante la presentación de Neos; María San Gil saluda a Esperanza Aguirre minutos antes del inicio del acto. / José Ramón Ladra

En el transcurso de la presentación de la iniciativa se exhibieron varios vídeos que explicaban la razón de ser de Neos. Se pudo ver a Arnaldo Otegi propugnando que España ha de quedar «rota»; a la exministra de Educación Isabel Celaá diciendo que los «hijos no pertenecen a los padres» y al extitular de Sanidad Salvador Illa glosando el progreso que suponía la aprobación de la eutanasia.

Al acto de puesta de largo de la plataforma acudieron, entre otros, la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; el diputado de Vox Agustín Rosety, y el exfuncionario de prisiones secuestrado por ETA José Antonio Ortega Lara, muy aplaudido por la concurrencia.

Francisco Vázquez dijo que nunca habría sospechado que a estas alturas de su vida tendría que alzar la voz para denunciar que muchas libertades vuelven a estar amenazadas en España. «No soy equidistante, estoy donde siempre estuve», apostilló. El exalcalde de La Coruña acusó a «otros» de haberse alejado de las posiciones democráticas. «En algunos lugares de España los pupitres son para muchos alumnos el más triste de los exilios personales porque no pueden defender el uso de la lengua de su propia patria.

Al finalizar el acto, se invitó al público a levantarse para escuchar el himno nacional.