Ataque de lobo en la provincia de Zamora el pasado mes de febrero, en el que murieron 59 ovejas.. / COAG

El mundo rural protestará en Madrid contra la sobreprotección del lobo

La concentración, convocada ante el Ministerio de Transición Ecológica, exigirá que se dé marcha atrás a la inclusión de este animal en el listado de especies de protección especial

SILVIA G. ROJO

Bajo el lema 'Y a los ganaderos, ¿quién nos protege?', la Plataforma en defensa de la gestión del lobo 'Convivencia Lobo' ha organizado una concentración el miércoles 9 de junio, frente al Ministerio de Transición Ecológica para exigir que se dé marcha atrás en el proyecto de Orden Ministerial que hará efectivo en el mes de septiembre, la inclusión del lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre).

Esta plataforma está compuesta por 32 asociaciones y colectivos vinculados al medio rural que van desde asociaciones ganaderas u organizaciones profesionales agrarias, hasta federaciones de caza de diversas regiones.

«Este colectivo es un ejemplo de que todo el sector profesional que tiene algo que decir en este tema del lobo está unido ante una medida unilateral, arbitraria y dictatorial», manifestó Donaciano Dujo, presidente de Asaja.

El objetivo de la movilización será exponer la realidad de los ganaderos que sufren a diario los ataques de la especie, así como reivindicar el mantenimiento de su gestión como única herramienta efectiva para la supervivencia de su actividad económica y su propia seguridad.

El presidente de la Federación de Caza de Castilla y León, Santiago Iturmendi, considera un «error» declarar al lobo como especie vulnerable pues entiende que el modelo de gestión de los últimos años ha ido «bastante bien» y como ejemplo expone que la población de lobo en la región «desde el año 70 hasta ahora se ha quintuplicado, ha pasado de 400 a 2.000 animales».

El colectivo al que representa también forma parte de la plataforma, «no puede ser de otra manera, apoyamos al mundo rural y al sector ganadero».

Iturmendi defiende que el lobo es «una joya», pero eso no exime de «la necesidad de gestionar y regular, hay que hacer compatible su presencia con los diferentes aprovechamientos».

En la actualidad, al norte del Duero se pueden cazar 150 ejemplares cada año, una vez que entre en vigor la nueva protección no más allá del 25 de septiembre, la caza quedará prohibida.

«Esa cifra está fijada a través del mejor censo de lobo que se hizo hace más de dos años por parte de Mariano Sáenz de Buroaga y en el que solo se contabilizaron manadas que se habían reproducido», aclara. La realidad es que cada año «no se llegaba ni a cubrir el 50% del cupo, y no porque no haya lobos sino porque es un animal muy difícil de cazar y el sistema no es bueno para cumplir los objetivos, el sistema es lento».

Iturmendi concluye apelando a esa necesaria gestión del lobo, «que no es una cosa que se hayan inventado los españoles, es algo que está respaldado por la directiva hábitat de la Unión Europea».

Por tanto, y bajo el lema «Y a los ganaderos, ¿quién nos protege?», desde la Plataforma anuncian que harán todo lo necesario para frenar el proceso de protección de la especie. Los miembros de esta Plataforma animan a todas las asociaciones y personas comprometidas con el mundo rural a unirse a esta convocatoria que tendrá lugar a las 12 horas y que se organizará conforme a la normativa de seguridad establecida frente a la covid-19.

Hay que recordar que cuatro comunidades, entre ellas Castilla y León, amenazan con ir al Supremo si no se retira esa protección al lobo.