La Guardia Civil investiga un homicidio en Alginet. / LP

Una mujer muere apuñalada por el tío de su marido en Valencia

El hombre de 64 años, que convivía con ella y su familia, se ha arrojado por la ventana tras cometer el crimen

A. TALAVERA

La muerte violenta de una mujer a manos del tío de su marido ha consternado a todo el municipio de Alginet (Valencia). Con esta trágica noticia se han despertado este miércoles los vecinos de esta localidad de la Ribera Alta. Y es que lo que en un principio parecía un suicidio, ya que el presunto asesino se ha arrojado por la ventana, ha destapado un crimen atroz que ha destrozado a toda una familia.

Pasadas las siete y media de la mañana los vecinos de la calle Valencia de Alginet avisaban a los servicios de emergencias al ver como un hombre se había precipitado por la ventana del quinto piso donde residía. De inmediato han acudido agentes de la Guardia Civil y la Policía Local que han acordonado esta céntrica calle donde yacía sin vida el cuerpo de este hombre de 64 años que ha muerto en el acto debido al fuerto golpe.

Cuando los agentes han subido al piso donde vivía para comprobar que había ocurrido han descubierto el cuerpo sin vida de una mujer. La víctima era Verónica, una joven de 33 años, de nacionalidad española, y la mujer del sobrino del hombre que había saltado por la ventana. La víctima se encontraba en la cama y presentaba una herida de arma blanca en el cuello que le ha causado la muerte.

Al parecer, el presunto asesino ha esperado a que su sobrino y marido de Verónica saliese de casa para ir a trabajar para atacarla mientras dormía. Tras cometer el crimen se ha arrojado de espaldas por la ventana, según han podido comprobar algunos testigos.

En el momento de los hechos también estaban en casa los dos hijos del matrimonio. El mayor, de unos 10 años, ha oído ruidos y se ha despertado encontrando a su madre que yacía en la cama.

Violencia doméstica

El presunto autor de este asesinato residía con la familia de su sobrino desde hacía tan sólo unos meses en este piso de la calle Valencia. El marido de Verónica le había ayudado a llegar a España y lo habían acogido en su casa. Este varón de 64 años es el único sospechoso de este crimen que está investigando la Guardia Civil.

La Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Valencia instruye diligencias secretas con el juzgado de Carlet de guardia. Fuentes de este cuerpo armado han señalado que el de Alginet no es un caso de violencia de género, puesto que ambas personas no mantenían una relación sentimental aunque sí convivían en la misma casa junto a los hijos menores de la pareja.

El crimen ha dejado desolados a toda la familia de Verónica que ha acudido a la casa tras ser avisados por los agentes. El marido de la joven lamentaba entre llantos no haber estado en ese momento en el piso para poder haber evitado el trágico desenlace.

Los padres de Verónica no lograban entender lo sucedido y han necesitado atención médica en estos momentos tan dolorosos.

Los vecinos de la pareja, visiblemente emocionados, han relatado que ellos creían que la Guardia Civil había acudido por el suicidio del hombre. Hasta unas horas más tarde no han descubierto que la joven había sido asesinada. «Por la mañana pronto he oído unos ruidos, pero casi nada, no me ha llamado ni la atención», ha comentado el vecino que vive en el mismo rellano que esta familia.

Todos han destacado que la pareja no causaba ningún problema y que eran muy agradables. Sin embargo, una de las residentes en esta finca ha apuntado que el tío «no me daba buena impresión».

El Ayuntamiento de Alginet ha convocado para este jueves a las 12:00 horas una concentración silenciosa a la puerta del Ayuntamiento para condenar este caso, que califican como de «violencia doméstica» y pedir a la sociedad se conciencie sobre la importancia de prevenir y erradicar la violencia, según ha difundido en un mensaje en la red social Facebook.