Granizo caído esta noche en Cataluña. / TWITTER METEOCAT

Muere una bebé de 20 meses herida por una bola de granizo en Gerona

Una sesentena de personas resultan heridas por la lluvia de piedras de hielo de unos 11 centímetros

CRISTIAN REINO Barcelona

La peor granizada nunca vista en la Bisbal d'Empordà (Girona) -llegaron a caer piedras de hielo de unos 11 centímetros (mayores que pelotas de tenis)- se ha saldado con el trágico balance de la muerte de una pequeña niña de 20 meses. La menor sufrió un fuerte golpe en la cabeza en la tarde del martes, cuando tuvo lugar la granizada y ha muerto esta pasada madrugada en el hospital Josep Trueta de Girona. Además, cerca de una sesentena de personas han resultados heridas por contusiones o fracturas y fueron atendidas en el ambulatorio o en el hospital comarcal de Palamós. Una mujer ha pasado la noche ingresada, si bien esta misma mañana ha recibido el alta.

La alcaldesa de la localidad ampurdanesa (de unos 10.000 habitantes, a medio camino entre Girona capital y la Costa Brava) ha lamentado este miércoles el fallecimiento de la pequeña y ha trasladado la consternación del pueblo a la familia. Ha relatado que nunca se había visto nada igual y que nadie en la localidad recuerda una granizada de esta violencia. Apenas duró 10 minutos, pero la virulencia fue muy grande. No solo por los daños personales, sino por el destrozo causado en tejados y coches. El Ayuntamiento pedirá la declaración de zona catastrófica, aunque aún se están valorando los daños ocasionados, tanto públicos como privados.

El jefe de la Policía local ha explicado cómo se produjo el suceso en el que resultó mortalmente herida la pequeña. Fue fruto de una fatalidad. El padre salió con su hija al patio interior de la vivienda a ver la tormenta, momento en el que la pequeña recibió el impacto violento de una bola de hielo en la cabeza, que acabó quitándole le vida. El Govern y el Ayuntamiento están ofreciendo servicios psicológicos a la familia. La consejera de la Presidencia de la Generalitat, Laura Vilagrà, ha señalado que la granizada «no tiene precedentes» y que la «situación es muy dramática». Según ha afirmado en una comparecencia desde el consistorio ampurdanés, la «magnitud de la tragedia» es general y la afectación es muy grande. Especialmente en los coches, tejados y algunos edificios públicos como el museo, la escuela o algún ambulatorio.

Algunos testimonios han relatado la violencia de la granizada y la han descrito como un «bombardeo» de piedras del tamaño de un puño o como estar en medio de una «guerra». Como Josep Vilà, joven de la localidad, al que una pedrada le ha roto la clavícula, o Jùlia Puig a la que le ha fracturado un dedo. Las emergencias de los ambulatorios de la zona se han colapsado en pocos minutos. Rachid Redou, gráficamente, ha descrito lo que ha vivido: «Pam, pam, el final del mundo». El Ayuntamiento pide a la ciudadanía que no pase bajo las cornisas de los edificios por el riesgo de caída. El daño en el arbolado del municipio y en decenas de pájaros también ha sido considerable.

«Hemos vivido una situación esperpéntica», ha relatado la alcaldesa accidental en Rac-1. Los miembros del equipo municipal estaban en el consistorio, cuando empezaron a oír un ruido muy intenso. Abrieron la ventana y vieron cómo caían piedras mayores que pelotas de tenis. Solo caían piedras y apenas llovía. «Solo 10 minutos, pero fueron 10 minutos de miedo», ha explicado.

Herido un niño por una rama

Por otra parte, un niño de 13 años se encuentra en estado crítico tras ser alcanzado este miércoles por la caída de la rama de un árbol en Vilanova del Camí (Barcelona).

El suceso tuvo lugar poco antes de las 18:00 horas, tras las fuertes lluvias registradas en la zona. Los técnicos sanitarios del Servei de Emergències Mèdiques de la Generalitat (SEM) evacuaron al pequeño hasta el hospital de Sant Joan de Déu de Esplugues (Barcelona).