Imagen de archivo de la protesta de Urgencias del Insular en abril de 2019. / C7

Los médicos de Urgencias del Insular han llegado «al límite» y piden al resto del hospital que les apoye en la protesta

Los 24 profesionales del área llaman a sus compañeros a secundar la manifestación que celebrarán mañana jueves a las 12.00 en la puerta principal del hospital.

Odra Rodríguez Santana
ODRA RODRÍGUEZ SANTANA

Los 24 médicos del servicio de Urgencias del Hospital Insular han convocado mañana jueves, a las 12.00 horas, una concentración a las puertas del hospital bajo el lema «Los problemas de urgencias son los problemas de todos» para la que piden el apoyo y la participación del restos de los compañeros del centro sanitario. «Hemos llegado a nuestro límite, porque no queremos ser cómplices de esta situación. Avisamos de que la seguridad clínica de los pacientes puede verse gravemente comprometida«, señalan en el escrito que le han hecho llegar a sus compañeros, en el que recalcan que la situación en Urgencias es «sólo la punta del iceberg», ya que la problemática afecta a todo el hospital y a la inversa. La saturación del hospitalizaciones «genera un colapso en Urgencias que sufrimos todos los días los integrantes de la plantilla del servicio: médicos, enfermeros , auxiliares, celadores, administrativos...».

El objetivo de esta protesta es solicitar «soluciones efectivas y duraderas» a la Gerencia del hospital sobre la situación «indigna y la ausencia de privacidad» que sufren los pacientes, no se respetan las distancias mínimas de seguridad en pandemia entre los pacientes. las camillas ocupan zonas de evacuación y/o tránsito, comprometiendo la seguridad, enumeran en la carta a los compañeros. En los últimos cinco años han renunciado 36 médicos adjuntos de este servicio y los que estamos «no aguantamos el agotamiento físico y mental así como la completa ausencia de conciliación», aseveran.

La dramática situación que arrastra el Servicio de Urgencias del Insular viene de lejos. Desde hace más de quince años sus profesionales han denunciado en múltiples ocasiones, a la Consejería de Sanidad, a la gerencia hospitalaria, ante la Fiscalía y medios de comunicación, las carencias de personal y los problemas estructurales que tienen que afrontar a diario para atender al incremento de demanda asistencial de una población que tiene derecho a ser atendido en condiciones dignas, mientras que la admnisitración sanitaria solo ha tomado decisiones para parchear un espacio ganado a otros servicios e inclsuso utilizando pasillos de paso para ampliar sin coherencia el servicio de Urgencias.

La deficiente gestión de los últimos años

La deficiente gestión a lo largo de los últimos años no solo «no ha permitido arreglar una situación que no es nueva, sino queen la pandemia ha empeorado drásticamente», matizan los sanitarios. De hecho se ha «normalizado» que la media de usuarios que deben permanecer ingresados en Urgencias a la espera de que se libere una cama en planta o de que puedan ser derivados a centros concertados sea de 60 al día, explican para añadir que esto provoca colapso y compromete la seguridad clínica de los usuarios a la par que genera «pésimas condiciones laborales, estrés laboral y deterioro anímico y sobrecarga de trabajo». Es más, la falta de personal médico que arrastra el servicio desde hace años h agravado la situación hasta el punto de que han aumentado el número de guardias que deben realizar al mes hasta nueve, denuncian.

Los profesionales lamentan la «falta de previsión por parte de los gestores ante las demandas asistenciales, así como la ineficacia de los planes de contingencia acometidos«.

En este sentido , reivindican soluciones efectivas y duraderas que terminen con el colapso y la masificación de las Urgencias del Hospital Insular, prohibir la ubicación de pacientes en zonas no asistenciales (camillas en doble fila, pasillos, etc), derivar a los pacientes socio-sanitarios que permanecen en el Hospital Insular, ejercer la Medicina de Urgencias en condiciones dignas para pacientes y profesionales, cobertura con médicos, de las bajas, reubicaciones de personal y renuncias recientes y adecuar la plantilla a las necesidades reales del Servicio.