Mata a su pareja, la entierra en cemento y denuncia su desaparición en Málaga

El hombre confesó a la Policía que la estranguló cuando ella lo amenazó con denunciarlo

JUAN CANO Málaga

Débora Morais Dos Santos, de 39 años, había decidido poner fin a la relación con su marido. Pero él no quería. Días antes de su desaparición, que se produjo el 28 de marzo, tuvo incluso una crisis de ansiedad debido a la situación.

El día de autos, en el domicilio familiar se desató una discusión entre ambos con este mismo trasfondo. La separación era un hecho y Débora quería tramitar el divorcio. Discutieron. Él no quería perder la custodia de las dos hijas -de 5 y 17 años- que tienen en común.

Este viernes, tras cinco horas de interrogatorio, el marido de Débora confesó a los investigadores del Grupo de Homicidios lo que sucedió aquel día. Contó que ella lo amenazó con denunciarlo por violencia de género y él la estranguló, según dijo, en un «arrebato». También contó a los policías al lugar donde había enterrado el cadáver, una nave de su propiedad -es empresario- situada en polígono La Estrella, en Málaga capital. Al parecer, hizo un agujero en el suelo y lo cubrió de cemento.

El hallazgo se produjo la noche del viernes y el levantamiento se prolongó hasta la madrugada. Tuvieron incluso que intervenir los bomberos para mover la maquinaria pesada que el individuo había colocado sobre el lugar donde escondía el cadáver. Después, hubo que picar el pavimento para sacar el cadáver de Débora, que estaba dentro de bolsas de basura de color negro y envuelto en mantas; probablemente, eso permitió que se conservara y que no estuviera tan deteriorado como se podría esperar después de seis meses.

Junto al cuerpo estaba el bolso de la mujer y toda su documentación, que había desaparecido con ella, y también los pasaportes de sus hijas, lo que su marido utilizó para reforzar su coartada de que lo había abandonado y podía estar planeando llevarse a sus hijas del país, probablemente rumbo a Brasil, de donde era oriunda.

El cadáver fue trasladado primero a un centro hospitalario para hacerle radiografías con el fin de detectar posibles fracturas. Después, la funeraria judicial lo llevó al Instituto de Medicina Legal (IML) de Málaga, donde este domingo se le practicó el correspondiente examen forense. El informe preliminar de la autopsia confirma la confesión del detenido: Débora habría muerto asfixiada por estrangulamiento, según ha podido saber SUR.

La investigación policial, que ha permitido desmontar la coartada del sospechoso y desenterrar a Débora para hacerle justicia, sitúa la data de la muerte y la ocultación del cadáver entre el 28 y el 29 de marzo. En esos dos días, el presunto asesino acabó con la vida de su mujer, hizo un agujero en el pavimento de la nave y escondió su cadáver.

La desaparición de Débora se produjo el 28 de marzo de 2022, pero no se hizo pública hasta el mes de mayo. La Asociación SOS Desaparecidos difundió su búsqueda mediante un cartel con su foto y una descripción física: 1,60 de estatura, 60 kilos, pelo castaño, ojos marrones.

A diferencia de otros casos, la familia no recurrió a la prensa para amplificar la alerta, de la que también se hizo eco la fundación QSD Global. La búsqueda de Débora permanecía hasta ayer activa en la página del Centro Nacional de Desaparecidos.

SOS Desaparecidos recuerda que la organización cuenta con un teléfono activo las 24 horas del día los 365 días del año, el 645075293. También se pueden poner en contacto vía mail por sosdesaparecidos@gmail.com.