Se dobla la recompensa por un vídeo de los podencos de Todoque

Se ha subido de 1.500 a 3.000 euros.

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Ya han transcurrido más de dos semanas desde la última recompensa de 1.500€ por un simple vídeo anónimo que demostrase con una prueba del día que los podencos de Todoque estuvieran vivos.

Hasta ahora nadie lo ha mostrado, siendo el único válido por los animalistas el de la campaña publicitaria del día 12, financiada por el Cabildo de La Palma en su nota de prensa.

Esta recompensa, aportada por diversos animalistas, comenzó incrementándose desde los 100€ a principios de noviembre y doblándose cada semana hasta alcanzar finalmente los 3.000€, aportado por diversos animalistas, entre ellos Germán Molina, que así lo anunció en sus vídeos. La plataforma de difusión animal Leales.org, que alertó de la presencia de los animales atrapados el pasado 7 de octubre gracias a unas vulcanólogas alemanas, ha declarado que no difundirá más incrementos de recompensa por un vídeo de los animales, puesto que dicha plataforma ya los ha dado por muertos o desaparecidos.

La surrealista recompensa contrasta con los dos vídeos enviados anónimamente para intentar hacer creer que los animales estaban bien; el primero mostrándolos en fotos al final de la mofa del vídeo del autodenominado equipo A, amigos de los cazadores que se adelantaron al rescate de la empresa gallega especialista en drones Aerocámaras, encomendada por Leales.org para dicho rescate, ante la pasividad de las instituciones.

Ese acceso ilegal a la zona de exclusión aprovechando la luna llena de la noche del domingo 17 de octubre se entendió más para desaparecer los chips portados de los cuerpos de los animales, que iban a identificar y hacer público su titular, antes que un supuesto rescate que no se demostró y que finalmente fue tachado de «secuestro de pruebas de los delitos».

Lo cierto es que únicamente se mostró el vídeo del martes 12 de octubre, para la nota de prensa del Cabildo, donde se veían en grandes dimensiones los logotipos de Ticom Soluciones y Volcanic Life, muy cuestionadas por su falta de transparencia en este suceso.

Cierto es que nadie, ni el Cabildo, ni las empresas locales de mini drones, fueron culpables de la erupción del volcán ni del abandono de dichos animales en los estanques de Todoque, por lo que sospechosamente no se entendió que siendo una noticia de alcance mundial y beneficiando la imagen de la isla, del Cabildo y de las empresas encomendadas, nunca se mostraran grabaciones diarias alimentándolos.

A pesar de declarar que sí lo hicieron durante 11 días y de enviar los vídeos a PEVOLCA, no los compartieron a los medios de comunicación ni fueron publicados en sus propias redes sociales.

Según Leales.org, son las empresas Ticom Soluciones y Volcanic Life, contratadas ambas por el Cabildo, las que deban demostrar en diversos vídeos de varios días y no en un único vídeo seccionado, como ya intentaron hacer ver, las que deban demostrar que los alimentaron durante los 11 días que declararon pero no demostraron. Tampoco se da por válido el recorte del vídeo del día 12, editándole en un lateral el número 15.

Sobre el caso de los podencos de Todoque no han vuelto a pronunciarse los que declararon en su momento que los animales iban a ser mostrados por la guardia civil a los medios de comunicación.

Ni un funcionario del Gobierno de España; que declaró en nota de prensa haberlos visto bien, cuando en realidad hablaba de oídas desde Madrid y después de verlos en el vídeo que dos días más tarde compartieron y fue finalmente catalogado como una farsa. El caso también ha sido silenciado, junto a su recompensa, por un diario de noticias animalistas; que aseguraron que «en una semana» iban a mostrarse públicamente a los podencos.

En el suceso animalista más extraño, polémico y mediático de la historia de España; ni con una denuncia formal presentada del 10 de noviembre por el partido «Por todos», ni tan siquiera pagando 3.000€ (o donándolo a la causa que mencionen en dicho vídeo), parece que al final el caso quedará difuminado por la manipulación pública.

Mientras tanto, algunos palmeros y quienes desean acabar con el caso seguirán diciendo que los podencos están bien y los tienen ellos, frente a los que siguen reclamando una prueba de fe de vida con el hashtag #dondeestanlospodencos