Detenidos con 49 caballitos y agujas de mar disecados

22/06/2019

Los dueños del establecimiento donde estaban los especímenes han sido detenidos como presuntos autores de sendos delitos contra la flora y fauna, y de contrabando.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil ha intervenido el pasado día 4, en un restaurante de la localidad de Las Palmas de Gran Canaria, 51 ejemplares de dos especies marinas: 49 de Hypocampus spp (caballitos de mar) y dos de Syngnathus spp (agujas de mar), deteniendo a los dos propietarios del establecimiento como presuntos autores de sendos delitos contra la flora y fauna, y de contrabando, al ser los caballitos una especie marina protegida tal como se refleja en el Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), en el Reglamento CE 228/97 relativo a la protección de especies de la fauna y flora silvestres mediante el control de sus comercio, así como legislación nacional tanto en la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, y su Reglamento, así como en la Ley 4/2010, de 4 de junio, del Catálogo Canaria de Especies Protegidas.

Requerimiento

La intervención comenzó el citado día 4 cuando un Inspector del Servicio de Inspección Sanitaria y Laboratorio de la Dirección del Área de Salud de Gran Canaria, del gobierno autonómico, avisó a los agentes del SEPRONA, al encontrar durante su inspección de un restaurante de Las Palmas de Gran Canaria una bolsa con las citadas especies.

Detenidos con 49 caballitos y agujas de mar disecados

Incautación

De esta manera los agentes del SEPRONA acudieron al restaurante y comprobaron la información aportada, interviniendo los especímenes descritos e identificando a los propietarios del local, un matrimonio, a la vez que iniciaban las pesquisas correspondientes para averiguar por qué tenían escondidos dicho género, comprobando como carecían de cualquier tipo de documentación que avalara la legal tenencia y/o procedencia de aquellos.

Seguidamente intervinieron las especies marinas encontradas y las remitieron al Servicio Oficial de Inspección, Vigilancia y Regulación de las Exportaciones (SOIVRE), dependiente de la Secretaría de Estado de Comercio, órgano que acreditaría facultativamente a que especies en concreto pertenecían el género incautado, así como su grado de amenaza.

Delitos

En base a dichas actuaciones y al resto de diligencias policiales realizadas, la Guardia Civil recopiló los indicios policiales suficientes para detener a la pareja en cuestión como presuntos autores de un delito contra la flora y la fauna en base a su artículo 334, que castiga con penas de prisión de seis meses a dos años o multa de ocho a 24 meses y, en todo caso, inhabilitación especial para profesión u oficio e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de cazar o pescar por tiempo de dos a cuatro años a quienes, entre otros comportamientos, cace, pesque, adquiera, posea o destruya especies protegidas de fauna silvestre.

Además obtuvieron otros indicios que apuntaban a un delito de contrabando, ya que presuntamente los detenidos distribuían dichas especies protegidas a través de los clientes, aunque la investigación sigue para tratar de identificar a la tercera persona que les suministró dicha mercancía.

Los detenidos y el género intervenido han quedado a disposición del correspondiente Juzgado, en funciones de guardia, de la localidad de Las Palmas de Gran Canaria.