Los delitos de maltrato animal por santería se afianzan en la capital grancanaria