Manuel Lezcano González: Médico excelente, gran persona y comprometido con los demás

Falleció ayer en Gran Canaria a los 95 años

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

A los 95 años falleció ayer en Gran Canaria Manuel Lezcano González, médico excelente, de los que tenía ojo clínico y sensibilidad especial para ganarse la confianza de sus pacientes, una gran persona, comprometido con los demás y apasionado defensor del medio ambiente.

La capilla ardiente de Manuel Lezcano quedó instalada en el tanatorio San Miguel, donde hoy, a las 19.30 horas, serán incinerados sus restos mortales.

La medicina fue su vocación y su pasión pero encontró también tiempo para ser concejal de Las Palmas de Gran Canaria, alcalde del municipio de Santa Brígida, uno de los fundadores de la Asociación por la Defensa del Árbol y el Paisaje de Gran Canaria (Adapa) y presidente de la Caja Insular de Ahorros. Entre otros reconocimientos, fue nombrado Hijo Predilecto de Gran Canaria.

En 1953 terminó la carrera de Medicina y sobre la marcha abrió su consulta, por la que pasaron generaciones varias de familias enteras. «No soy capaz de contar a cuántas personas he tratado», declaró en 2017 a 'Redacción Médica', «pero todos los días viene gente que me dice que son nietos de Fulanito o hijas de Menganita… El ejemplo más claro fue hace unos ocho años, cuando llegó a mi despacho una joven con un bebé en brazos, que me pidió que reconociera. Mientras lo hacía, me dijo: 'Don Manuel, usted asistió el parto de mi bisabuela en el que nació mi abuela'. En ese momento yo solo pude hacer la siguiente reflexión rápida: 'Caramba, mira que soy viejo'».

«Esta zona, Tafira», contaba Manuel Lezcano, «era cien por cien rural. Y acceder a las viviendas no era fácil. Todo había que hacerlo a pie o a lomos de un caballo o de una mula, porque si no, no se llegaba. Y la consulta no estaba en el despacho, sino en la calle y en las casas de los pacientes (...) En aquella época solo había velas para dar luz, y había que conformarse con eso. De hecho, había partos que se tenían que atender a oscuras porque la vela se había caído y apagado, y no se podía volver a encender puesto que no sabíamos dónde se guardaban los fósforos».

Sobre su concepto de la medicina, Manuel Lezcano siempre resaltó la importancia de ser claro y dispensar un trato cercano al paciente: «Hoy lo que falta es explicar al enfermo qué tiene, y hacerlo bien. Muchas de las personas acuden a mí porque no entienden o no se les ha explicado bien qué les pasado. La Medicina está muy deshumanizada, y al paciente no hay que considerarlo solo un enfermo, sino un ser humano sensible. Muchas veces los médicos se centran en el ordenador, cuando debería dedicarse a hacer preguntas al paciente. El enfermo no se ve entrevistado directamente, sino a través de aparatos y datos. Y esta persona se encuentra desorientada». Su lema profesional definía a la perfección su forma de ser: «La obligación del médico es sanar; si no puedes sanar, aliviar y, si no aliviar, consolar. Hay que consolar siempre a mucha gente».

CANARIAS7 deja desde estas líneas constancia expresa de sus condolencias por tan dolorosa pérdida y traslada su más sentido pésame a familiares y seres queridos.

Descanse en paz.