Los madrileños aprovechan el puente de diciembre para viajar