La madre de Anna y Olivia se derrumba ante el hallazgo de la botella de oxígeno: «No ha dormido en toda la noche»

El objeto fue encontrado por el sonar del buque oceanográfico Ángeles Alvariño el pasado lunes y ayer se confirmó que eran de él

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Beatriz Zimmerman, la madre de Anna y Olivia, las niñas de 1 y 6 años desaparecidas el pasado 27 de abril en Tenerife, se ha derrumbado ante la confirmación de que la botella de oxígeno encontrada en aguas de la isla pertenece al padre de las menores, Tomás Gimeno. El objeto fue encontrado por el sonar del buque oceanográfico Ángeles Alvariño el pasado lunes.

Joaquín Amills, presidente de la organización SOS Desaparecidos y representante de la familia Zimmerman, comentó este martes en el programa Espejo Público de Antena 3 que la madre está muy mal desde que supo la noticia. «Estuvo muy mal», dijo Amills, y después agregó: «No ha dormido en toda la noche».

El Ángeles Alvariño pudo localizar la botella, que estaba junto a una sábana en el fondo del mar que circunda el Puertito de Güimar, gracias a un sonar y un robot submarino con los que está sondeando la zona en busca de posibles pistas. Este martes la Guardia Civil confirmó que el objeto pertenece a Gimeno.

Las niñas desaparecieron el pasado 27 de abril, cuando Gimeno fue visto salir en una lancha desde la Marina de Santa Cruz. Poco antes había telefoneado a Zimmerman, amenazándola con que no lo volvería a ver ni a él ni a las niñas. Al día siguiente esa embarcación fue encontrada abandonada y a la deriva en el mar frente al Puertito de Güimar, la zona donde el lunes pasado fueron localizadas la botella y la sábana.