Los peligros de las TIC: de las redes sociales a las apuestas ‘online’

23/01/2019

El Gobierno canario edita una guía dirigida a las familias sobre el buen uso de las nuevas tecnologías en la infancia y la adolescencia. La edad de mayor riesgo va de los 12 a los 16 años

Sabe usted cuántas horas pasa su hijo delante de una pantalla de ordenador, con el móvil o la tablet? ¿Sabe qué está haciendo o a qué está jugando? ¿Sabe si tiene cuenta en Instagram o Facebook? ¿Cree usted que alguna vez su hijo ha apostado a través de internet? Son preguntas a las que muchos padres y madres probablemente no sepan responder, como tampoco saben a partir de cuanto tiempo se considera excesivo el uso del móvil o de internet o cuándo se habla de adicción.

A esas preguntas pretende dar respuesta la Guía para el buen uso de las nuevas tecnologías que ha editado en papel y en formato digital la Dirección General de Protección del Menor y la Familia y que está diseñada para orientar a las madres y padres sobre cómo actuar o cómo detectar un problema y que ayer presentaron su autor, el catedrático de Psicología Clínica de la ULL, Juan Capafons, la consejera de Política Sociales, Cristina Valido y la directora general, Carmen Morales.

La guía, que se diseñó para que sea «útil y dinámica», se estructura en preguntas frecuentes y sus respuestas a través de las que los padres y madres podría detectar la relación de sus hijos e hijas con los teléfonos móviles, las redes sociales, los videojuegos y algo que se ha detectado como un «verdadero problema», dijo Valido: las apuestas online. Hasta un 10% de adolescentes ha apostado alguna vez pese a estar prohibido a menores de 18 años.

Juan Capafons llamó la atención de una manera especial sobre «las franjas de edad» en las que redes sociales, videojuegos o apuestas pueden suponer un riesgo: entre los 12 y los 16 años. A ellos hay que prestarles, dijo, especial atención para detectar las señales de alarma. Y la primera señal, dijo, es que un niño esté entre dos y cuatro horas delante de una pantalla si no es para actividades académicas.

Si bien los niños son «probablemente» el colectivo de más riesgo en las apuestas online, en las redes sociales la diferencia no es tan radical y tanto niños como niñas las usan y son susceptibles de caer en sus aspectos más perversos. Entre ellos, dijo Capafons, el sexting (envío de mensajes, fotos o vídeos de contenido sexual), que supone una «gran preocupación» porque es muy usual y, según Capafons, «no hay ni un solo dato que diga que el envío de estas fotos genere nada positivo» en adolescentes, que son «una bombona de hormonas».

Y una invitación a los progenitores: «Predicar con el ejemplo, porque si están todo el día con el móvil en la mano no pueden pedirle a su hijos que no lo hagan».

A tener en cuenta

El móvil, el ordenador o la tablet son dispositivos a través de los que los menores pueden participar en redes sociales, jugar o incluso apostar. Juan Capafons destacó ayer la importancia de estar atentos al tiempo que un niño pasa frente a una pantalla. Lo recomendable es que no jueguen más de 4 horas el fin de semana y una hora diaria. Si a diario juegan más de dos horas hay que estar atentos. Entre los 12 y los 16 años es la edad donde comienzan los riesgos. A los 12 años los niños ya empiezan a tener móviles. Capafons cree que es una edad adecuada para que tengan su primera tablet, smartphone u ordenador. La supervisión, dice, es la clave para evitar males mayores. Conocer las contraseñas del móvil, estar en las mismas redes que los hijos o que estos usen los dispositivos en zonas comunes, así como ponerles límites son sus recomendaciones.

Y si un padre detecta una posible adicción al juego, al uso de redes sociales tiene que pedir ayuda a un experto. Y si es ciberacosado, denunciar.

  • 1

    ¿Le parece necesaria la creación de la renta de ciudadanía que baraja el pacto de gobierno regional?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados