Borrar
Llega el cuco, llega la primavera

Llega el cuco, llega la primavera

Ornitología. El ave que procede del Sahel y se las ingenia para que otros críen a su descendencia simboliza el renacer de la época más hermosa de la naturaleza

Mikel Madinabeitia e Izania Ollo (gráficos)

Miércoles, 24 de abril 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Y

a llega el cuco. En realidad, ya lleva unos días entre nosotros. El canto de este pájaro ha sido uno de los signos más simbólicos y rituales de la llegada de la primavera.

¿Lo han oído ya? Escúchelo aquí:

El 'cuculus canorus', cuco o cuclillo, tiene una escueta melodía de dos notas que las repite hasta la saciedad. Sin embargo, un paseo por el monte por estas fechas coincide con ese sonido tan característico que mucha gente percibe con entusiasmo. ¿Por qué? Porque esta ave migratoria es un pregonero alegre e inconfundible de la superación del mal tiempo y del renacer de la época más hermosa y fecunda de la naturaleza. La primavera ya está aquí.

Juan Arizaga, director del departamento de Ornitología de Aranzadi, es un gran conocedor de este pájaro. ¿Cuándo llegan y cuándo se van? Lo habitual es que se escuchen a partir de abril, aunque a veces se adelanta a marzo, según el clima, y se suelen ir hacia finales de junio».

CUCO MACHO

Gris y sin manchas en

la zona del pecho, a

diferencia de las

hembras grises

Tonos grises en el plumaje. Sobre todo en dorso, cabeza y cuello

Se coloca en lo alto

para atraer a la hembra

Frondosas de hayas,

robles o castaños

Coníferas

CUCO HEMBRA

Dos tipos de plumaje.

Uno muy parecido al del macho.

Las hembras de tono rojizo son

más difíciles de encontrar

33 cm

Pecho con diseño rojizo y manchas

Cola larga

CUCO MACHO

Gris y sin manchas en

la zona del pecho, a

diferencia de las

hembras grises

Tonos grises en el plumaje. Sobre todo en dorso, cabeza y cuello

Se coloca en lo alto

para atraer a la hembra

Coníferas

Frondosas de hayas,

robles o castaños

CUCO HEMBRA

Dos tipos de plumaje.

Uno muy parecido al del macho.

Las hembras de tono rojizo son

más difíciles de encontrar

Pecho con diseño rojizo y manchas

33 cm

Cola larga

CUCO MACHO

Tonos grises en el plumaje. Sobre todo en dorso, cabeza y cuello

Gris y sin manchas en

la zona del pecho, a

diferencia de las

hembras grises

Se coloca en lo alto

para atraer a la hembra

Frondosas de hayas,

robles o castaños

Coníferas

CUCO HEMBRA

Dos tipos de plumaje.

Uno muy parecido al

del macho.

Las hembras de tono rojizo son más difíciles de encontrar

Pecho con diseño rojizo y manchas

33 cm

Cola larga

CUCO MACHO

Tonos grises en el plumaje. Sobre todo en dorso, cabeza y cuello

Gris y sin manchas en

la zona del pecho, a

diferencia de las

hembras grises

Se coloca en lo alto

para atraer a la hembra

Coníferas

Frondosas de hayas, robles o castaños

CUCO HEMBRA

Dos tipos de plumaje.

Uno muy parecido al

del macho.

Las hembras de tono rojizo son más difíciles de encontrar

Pecho con diseño rojizo y manchas

33 cm

Cola larga

El cuco vive generalmente en el Sahel, en el norte de África, y entre primavera y verano se desplaza al norte, incluso hasta Escandinavia. ¿En qué zonas se le puede escuchar? ¿Tiene que ser en el monte o en zonas rurales? ¿Se le puede oír desde una ciudad? Arizaga contesta que tiene «predilección» por las coníferas, aunque es un pájaro «todoterreno». Su dieta son «las orugas de distintas especies de mariposas y sobre todo la procesionaria», muy abundante en los pinares.

Una idea extendida dice que al cuco es más fácil de escucharlo que de verlo. ¿Es así? Desde Aranzadi contestan que sí, aunque tampoco hablamos del urogallo, que es extremadamente huidizo. «El macho suele cantar en época de celo desde posiciones elevadas de los árboles para atraer a las hembras, por lo que puede que no se pueda divisar a simple vista.

Estrategia reproductora

Una de sus características más llamativas tiene que ver con su estrategia reproductora, que se basa en el nidoparasitismo. Como si fuese un 'okupa' de los nidos –hay muchas especies que lo hacen–. Así, deposita sus huevos dentro del nido de otra especie, que es la que se encargará de la incubación, el cuidado y la manutención de la descendencia del parásito. Aprovechando la ausencia de los dueños, la impostora se posa en él, tira uno de los huevos y pone ella misma uno similar a los de sus víctimas. Este 'modus operandi' no lo convierte «ni en bueno ni en malo», defiende Arizaga, que lo considera como una «estrategia más de la naturaleza».

14 cm

Algunas de las especies a las que parasita

13 cm

14 cm

Petirrojo

Acentor común

Carricero común

1

La hembra fecundada elige una familia adoptiva para su huevo. Suele ser la misma especie que la crió a ella

2

3

Retira uno de los huevos originales y pone uno de sus huevos de cuco

La eclosión del huevo del cuco se adelanta a la del resto. A las pocas horas de nacer el polluelo se deshace de sus competidores para quedarse con toda la atención de los padres estafados

4

Estos siguen alimentando al pequeño cuco, que acaba alcanzando un tamaño superior al de los padres estafados

14 cm

Algunas de las especies a las que parasita

14 cm

Petirrojo

Acentor común

13 cm

Carricero común

1

La hembra fecundada elige una familia adoptiva para su huevo. Suele ser la misma especie que la crió a ella

2

3

Retira uno de los huevos originales y pone uno de sus huevos de cuco

La eclosión del huevo del cuco se adelanta a la del resto. A las pocas horas de nacer el polluelo se deshace de sus competidores para quedarse con toda la atención de los padres estafados

4

Estos siguen alimentando al pequeño cuco, que acaba alcanzando un tamaño superior al de los padres estafados

Algunas de las especies a

las que parasita

14 cm

14 cm

Petirrojo

Acentor común

Carricero común

13 cm

1

La hembra fecundada elige una

familia adoptiva para su huevo.

Suele ser la misma especie que la

crió a ella

2

Retira uno de los huevos

originales y pone uno de sus

huevos de cuco

3

La eclosión del huevo del cuco

se adelanta a la del resto. A las

pocas horas de nacer el

polluelo se deshace de sus

competidores para quedarse

con toda la atención de los

padres estafados

4

Estos siguen alimentando al

pequeño cuco, que acaba

alcanzando un tamaño

superior al de los padres

estafados

Algunas de las especies a

las que parasita

14 cm

14 cm

Petirrojo

Acentor común

Carricero común

13 cm

1

La hembra fecundada elige una

familia adoptiva para su huevo.

Suele ser la misma especie que la

crió a ella

2

Retira uno de los huevos

originales y pone uno de sus

huevos de cuco

3

La eclosión del huevo del cuco

se adelanta a la del resto. A las

pocas horas de nacer el

polluelo se deshace de sus

competidores para quedarse

con toda la atención de los

padres estafados

4

Estos siguen alimentando al

pequeño cuco, que acaba

alcanzando un tamaño

superior al de los padres

estafados

¿Y en qué consiste esa estrategia? Arizaga explica con precisión que «la hembra parasita hasta un centenar de especies, desde acentores comunes, hasta petirrojos, carriceros... Cada hembra pone los huevos en una especie concreta. Se 'especializa' en ese pájaro y así es como pigmentiza el color del huevo, un poco más grande, con el que parasita.

Pone un huevo por nido y hasta un máximo de 25. El periodo de incubación es de dos semanas. Como el polluelo del cuco nace un poco antes que los otros, los expulsa instintivamente y así los padres 'postizos' le alimentan únicamente a él. En el nido se queda otras dos semanas».

Huevo de cuco

típico (23 mm)

Huevo de un

carricero

Huevo de un cuco

imitando al del

carricero

Huevo de cuco

y de otra ave a

la que parasita

Coníferas

Huevo de un

carricero

Huevo de cuco

típico (23 mm)

Huevo de un cuco

imitando al del

carricero

Huevo de cuco

y de otra ave a

la que parasita

Huevo de cuco

típico (23 mm)

Huevo de un

carricero

Huevo de un cuco

imitando al del

carricero

Huevo de cuco

y de otra ave a

la que parasita

Huevo de cuco

típico (23 mm)

Huevo de un

carricero

Huevo de un cuco

imitando al del

carricero

Huevo de cuco

y de otra ave a

la que parasita

El cuco en la historia

El cuco también tiene otras connotaciones negativas porque en algunos lugares se asocia al adulterio. Hasta el extremo de que en diversas lenguas europeas el nombre del cuco se ha convertido en sinónimo de cornudo. En Francia se le denomina 'cocu' y al explicar su etimología, los franceses mencionan la tendencia de no formar parejas estables.

La Real Academia Española, por su parte, prefiere llamarlo cuclillo. Y en su versión digital, entre las acepciones, aparece como 'el marido de la adúltera'. Para rematar, fíjense en esta estrofa de una canción popular:

El cuco y el zamacuco cantan en el mes de mayo, y el cabrón de mi marido no ha cantao (sic) en todo el año

El cuco y el zamacuco cantan en el mes de mayo, y el cabrón de mi marido no ha cantao (sic) en todo el año

El cuco y el zamacuco cantan en el mes de mayo, y el cabrón de mi marido no ha cantao (sic) en todo el año

El cuco y el zamacuco cantan en el mes de mayo, y el cabrón de mi marido no ha cantao (sic) en todo el año

Con todo, también el cuco puede ser una fuente de buenas noticias. Si el primer día que le escuchen cantar llevan dinero en el bolsillo –billetes o monedas–, se dice que la suerte estará de su lado. Se trata de una antiquísima superstición muy conocida incluso en el Reino Unido, propia de la tradición oral más auténtica.

Y ahora, una curiosidad. Pueden pensar que el cuco tiene una de las melodías más básicas de la naturaleza (como muchos éxitos del reguetón, por otra parte...). Nada alambicada, nada que ver con la alegría del ruiseñor. Pero sepan que el cuco obtuvo un lugar en el olimpo de los dioses al formar parte de la sexta sinfonía de Beethoven.

¿No se lo creen? Sí, sí, fíjense en el sonido que el clarinete hace en el segundo movimiento...

Pese a que existen 136 especies por todo el mundo, se trata de un ave en declive. ¿El motivo? «La crisis ambiental, que provoca un mayor uso de pesticidas y plaguicidas. Los cucos más comunes son los que viven en zonas tropicales. El de aquí, el cuco común, no es tan habitual», zanja Arizaga. Desde ahora y hasta finales de junio, tienen la posibilidad de escuchar su sonido tan característico en nuestros bosques. ¿Lo oyen? Cucú, cucú...

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios