Las redes sociales, el escaparate de los delitos cometidos por menores

13/10/2019

La Fiscalía avisa en su Memoria de 2019 de que más allá de atentar contra la intimidad, los chicos y chicas de Canarias usan Whatsapp o Instagram para alardear de acosos y abusos que cometen.

R.R. / Santa Cruz de Tenerife

El aumento de expedientes incoados por delitos contra la intimidad pone de relieve la importancia que la realidad virtual tiene para los menores, para quienes parece no existir lo que no pasa por una pantalla o es susceptible, a modo de escaparate, de subirse a las redes sociales». La frase de la fiscal decana de Menores de Las Palmas, Aurora Pérez Abascal, resume a la perfección lo que a lo largo de las 24 páginas la Memoria de la Fiscalía de Canarias de 2019 desgrana en relación a los menores: los chicos y chicas tienen su vida expuesta en las redes sociales y, de alguna manera, contribuyen a que se comentan delitos contra su intimidad, pero además, los delincuentes también alardean de sus fechorías en las redes.

Llama la atención Pérez Abascal sobre «la escasa conciencia que tienen [los menores] sobre la sobrexposición sin cortapisas de su vida íntima en la red y las permanentes consecuencias que ello va a conllevar». Y lo hace refiriéndose a los delitos contra la intimidad que se comenten a partir de envío de imágenes «la mayoría de índole sexual» que un tercero difunde sin consentimiento, pero también para llamar la atención sobre la importancia que ha tomado el uso de las redes sociales (Whatsapp y Facebook o Instagram, básicamente) en el acoso escolar, sobre todo en grupo, avisa. También las redes son muchas veces protagonistas en la comisión de abusos o agresiones sexuales por parte de menores.

La Fiscalía de Menores en Santa Cruz de Tenerife, que dirige Manuel Campos Davó, también pone el acento en las tecnologías como elemento coadyuvante en la comisión de delitos de corte violento. Destaca el mantenimiento en la provincia de denuncias por conductas atentatorias a la integridad moral, sobre todo de acoso escolar (bullyng), utilizando como instrumento del delito las redes sociales, que, además, dice el fiscal, dan lugar a situaciones de acoso sexual a niños, niñas y adolescentes por parte de adultos, el cibreacoso o grooming.

Campos Davó indice además en «la falta de control paterno en el uso de redes sociales u otras aplicaciones informáticas», ya no solo, dice, por la exposición de los menores a contextos de riesgo, sino «por la grave adicción a éstos» y la frustración que les generan los limites, que pueden desencadenar la violencia filoparental.

  • 1

    ¿Reconsiderará la consejera canaria de Sanidad la relación con los sindicatos para solucionar el conflicto de las oposiciones pendientes?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados