La universidad no gastará dinero en el CULP porque se va a demoler

13/02/2020

La ULPGC insiste en devolver el edificio al Cabildo grancanario y que se incluyan los 300.000 euros de su limpieza en el proyecto de cesión que negocia con Sanidad. Cruz prevé un uso sociosanitario

La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) no dispone de los 300.000 euros necesarios para costear la limpieza y retirada de los residuos de ciencias y docencia que quedan en el interior del antiguo Colegio Universitario de Las Palmas (CULP), situado en la parte trasera del hospital Insular, un gasto que considera «innecesario porque está destinado a ser demolido» por los daños estructurales que sufre. El edificio, actualmente en desuso propiedad del Cabildo de Gran Canaria y cedido a la ULPGC hace cuarenta años para albergar la facultad de Medicina, ha sido recientemente devuelto a la Corporación insular, una actuación que se no hizo efectiva debido al mal estado de las instalaciones.

Rafael Robaina, rector de la ULPGC, indicó ayer que la pasada semana mantuvo una reunión con Antonio Morales en la que le trasladó la «incapacidad presupuestaria para afrontar el vaciado» del edificio e, incluso, le planteó que este gasto fuera «incluido en el nuevo expediente» de cesión de su uso al Servicio Canario de Salud, que pretende sus más de 22.000 metros cuadrados de superficie para ampliar el servicio de Urgencias del hospital Insular y crear una zona de tránsito para los pacientes que cuentan con el alta médica pero ocupan una cama hospitalaria en espera de que se resuelva su situación sociosanitaria.

«Esta es la salida más viable en circunstancias habida cuenta que el inmueble debe ser demolido y teniendo en cuenta que se proyectará un nuevo entorno para anexarlos al hospital», afirmó Robaina, quien apeló al presidente de la Corporación insular a que «recepcionara la instalación en las condiciones en que se encuentra actualmente». «En caso de que no lo acepte, la universidad tendría que abrir un periodo de contratación para afrontar el coste de la limpieza, sacando el presupuesto destinado a obras, servicios e infraestructura que se prolongaría en el tiempo».

La consejera de Sanidad del Gobierno canario, Teresa Cruz, por su parte, recordó ayer a este periódico su «interés» por el espacio del CULP porque «resolvería la falta de espacio» que arrastra este área asistencial y añadiría otro para acoger temporalmente a los pacientes socisanitarios sin necesidad de ocupar una cama hospitalaria.