«La economía social debe impulsar el progreso económico y social desde la visión fundamental de la primacía de la persona sobre el capital»

12/12/2019

Las profesoras de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, María del Pino Domínguez Cabrera e Inmaculada Galván Sánchez, profundizan en las diferentes acciones en las que se trabaja desde la entidad académica para la economía social. Domínguez y Galván dirigen en la actualidad el Servicio de Economía Social y Cooperativas de la ULPGC, que fue creado en julio de 2018.

¿Cuál es el marco en el que se define la economía social?

En el marco jurídico español la Ley 5/2011, de 29 de marzo, de Economía Social ha permitido que las empresas de la economía social se hayan ido constituyendo en un referente de la recuperación económica y del crecimiento económico sostenible.

Este soporte jurídico necesariamente se completa con nuestro reformado Estatuto de Autonomía (Ley Orgánica 1/2018, de 5 de noviembre, de reforma del Estatuto de Autonomía de Canarias) que, en su artículo 118, establece que corresponde a la Comunidad Autónoma de Canarias, conforme con la legislación mercantil, la competencia exclusiva en materia de cooperativas y de entidades de economía social, y el fomento y la ordenación del sector de la economía social, respetando el mandato constitucional (art. 149.1.13.ªCE).

¿Cuál debe ser el papel de la economía social en la sociedad?

El papel de la economía social en atención a su composición como el referente unificado de los valores y principios que la Alianza Cooperativa Internacional (ACI) ha reestructurado, y en base a las características del tejido empresarial español, con un predominio de la pequeña y mediana empresa, debe consolidarse como medio de la recuperación económica y del crecimiento económico sostenible e inclusivo de nuestro país.

Desde hace un tiempo, ya no se cuestiona la necesidad de apostar por la economía social a través de políticas estratégicas relacionadas con la creación y mantenimiento del empleo o el fomento del emprendimiento, especialmente entre los jóvenes. Todo ello sin olvidar las oportunidades a los colectivos con mayores dificultades de empleabilidad, que apueste y fomente el emprendimiento colectivo como una fórmula de creación de empleo de calidad, flexible y estable. Incluso jugando el importante papel estratégico de la lucha contra la despoblación y el aprovechamiento racional de los recursos naturales, respetuosa con su entorno.

¿A qué aspira la economía social en este momento?

Debe ser impulsor del progreso económico y social desde la visión fundamental de la primacía de la persona sobre el capital, para ello se ha producido recientemente la importante noticia de que la nueva presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, ha encargado al comisario de Empleo y Derechos Sociales, Nicolas Schmit, la elaboración de un Plan de Acción Europeo para la Economía Social, atendiendo la petición de las organizaciones representativas del sector, unidas en Social Economía Europe (SEE).

El presidente de Social Economy Europe y CEPES, Juan Antonio Pedreño, ha considerado este anuncio como “un hito histórico (....) que sirva para impulsar la visibilidad de las empresas y organizaciones de la economía social; que las apoye a generar innovaciones sociales y tecnológicas, mejore su acceso a la financiación y a los fondos de la UE, y elimine los obstáculos jurídicos que les impiden su capacidad de crecer y operar en el Mercado Único en igualdad de condiciones con otros tipos de empresas”, (...) además de servir para impulsar la incorporación de nuevas tecnologías por parte de las empresas y entidades de la Economía Social, ya que “la digitalización, blockchain, big data, así como la inteligencia artificial, entre otras tecnologías emergentes, suponen una enorme oportunidad para el crecimiento de la Economía Social y para la creación de start-ups de Economía Social en Europa”.

¿Hay un perfil tipo de empresas de la economía social?

No es que haya un perfil, sino que seguir en la gestión del día a día los principios de economía social son los que definen a las empresas de economía social. Por lo tanto, con carácter general, más allá de su forma jurídica, aquellas empresas que cumplan en su gestión con los principios de economía social, serán consideradas como tal. Esto implica que se debe cumplir en su funcionamiento y gestión, como ya hemos comentado, con la primacía de las personas sobre el capital; además, de la gestión autónoma, democrática y participativa; aplicar los resultados obtenidos de la actividad económica, principalmente en función del trabajo aportado y servicio o actividad realizada por las socias y socios; promocionar la solidaridad interna y con la sociedad en el desarrollo local e igualdad de género, la cohesión social, la inserción de personas en riesgo de exclusión social, la generación de empleo estable y de calidad, la conciliación de la vida personal, familiar y laboral y la sostenibilidad. Además, de mantener la independencia respecto a los poderes públicos.

Desde una perspectiva jurídica, la Ley de Economía Social/2011 establece en su art. 5, que forman parte de la economía social las cooperativas, las mutualidades, las fundaciones y las asociaciones que lleven a cabo actividad económica, las sociedades laborales, las empresas de inserción, los centros especiales de empleo, las cofradías de pescadores, las sociedades agrarias de transformación y las entidades singulares creadas por normas específicas que se rijan por los principios establecidos en el artículo anterior. Sigue señalando, con carácter potestativo que podrán formar parte de la economía social aquellas entidades que realicen actividad económica y empresarial, cuyas reglas de funcionamiento respondan a los principios orientativos de la economía social.

Además, declara entidades de economía social las prestadoras de Servicios de Interés Económico General, los Centros Especiales de Empleo y las Empresas de Inserción, constituidas y calificadas como tales según su normativa reguladora.

El carácter de numerus apertus permite extender esta declaración a cualesquiera otras entidades de la economía social que tengan por objeto igualmente la inserción laboral de colectivos en riesgo de exclusión, conforme a lo que se establezca reglamentariamente.

España fue pionera en aprobar una Ley de Economía Social, ¿qué ha supuesto en estos años de vigencia?

La promulgación de la Ley /2011 ha ido cumpliendo el compromiso necesario de posibilitar la visión de la economía desde el aspecto de la primacía de las personas y del fin social sobre el capital.

A nivel europeo se sigue impulsando la economía social como fórmula generadora de empleo, sin perder de vista las innovaciones.

A nivel regional, la Comunidad Autónoma de Canarias, debe convertirse en motor de las políticas públicas que fomenten la economía social mostrando para ello atención a nuestra insularidad ultraperiférica, nuestras particularidades económicas con un propio y peculiar tejido empresarial.

Contar con este marco jurídico debería haber impulsado la economía social en España, si bien es cierto, que desde un punto de vista formativo en materia de creación de empresas, la economía social solo ha estado presente en los planes de estudio de una forma marginal. En este sentido, es necesario unificar el esfuerzo para poder impulsar la creación de nuevas empresas con esta forma de gestión empresarial.

¿En qué aspectos trabajan desde la ULPGC en el ámbito de la economía social?

La ULPGC tiene un equipo de docentes-investigadores que con carácter transversal se ocupan de profundizar en la implementación de la economía social. En este sentido, se han realizado diferentes actividades informativas y formativas en estos años donde el profesorado ha intentado involucrar a los estudiantes, además, de realizar investigaciones sobre las empresas de economía social en el ámbito de Canarias. Por otro lado, se han desarrollado y se siguen presentando Trabajos Fin de Grado centrados en la economía social, lo cual es una forma de vincular al estudiante de último curso a este tipo de empresas.

Además, de estas acciones del profesorado, desde el equipo rectoral de la ULPGC se respaldan iniciativas que permiten dicho tratamiento desde la “academia” para y por la sociedad, haciendo partícipes a las/os estudiantes y creando sinergias de colaboración con el resto de administraciones públicas y agentes sociales que de manera directa o indirecta les afecta esta forma de entender la economía, la empleabilidad, la sociedad, el medio ambiente, la integración de colectivos con mayores dificultades de acceso al mercado laboral, incluso aspectos que hoy están de máxima actualidad por exigir afrontar los perjuicios de las zonas rurales vaciadas.

También existen los grupos de cooperación, que están formados por personal de la ULPGC, tanto de administración y servicios como del profesorado, en los que se trabaja de manera transversal en diferentes líneas de investigación sobre los principios de la economía social.

Por último, la ULPGC va a colaborar en el Congreso Internacional de Aprendizaje y Servicios en junio de 2020, una nueva metodología a través de la cual el estudiante aprende a través del servicio a la comunidad y al desarrollo de su comunidad cercana.

¿Tienen previstas acciones próximamente de este tipo?

Este próximo 16 de diciembre se celebra en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria la I Jornada Interuniversitaria sobre Economía Social, que ha permitido trabajar en colaboración a la Universidad de La Laguna, a través de la Cátedra Cajasiete de Economía Social y Cooperativa.

En la jornada participará como ponente Juan Antonio Pedreño, presidente de la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPES) y que además es presidente de la Social Economy Europe (SEE), y que abordará ‘La Economía Social. Retos y Oportunidades en la nueva Legislatura’. La presencia del Gobierno de Canarias está garantizada con Gustavo Santana Martel, viceconsejero de Empleo, que dará la visión de las políticas públicas en el tratamiento de la economía social en nuestra Comunidad Autónoma. La vicerrectora de Empresa, Emprendimiento y Empleo-ULPGC, Rosa Batista Canino, y el vicerrector de Investigación y Transferencia/ULL, Ernesto Pereda de Pablo, abordarán la jornada desde el ámbito de la Universidad, como espacio de intercambio dinámico en cuanto a la formación de nuestros jóvenes con nuevas fórmulas de empleo de calidad, de emprendimiento y de transferencia de conocimiento.

Esta acción está provista de la visión práctica con una mesa de experiencias de empresas que permite visibilizar la realidad canaria. Por ello, representantes de empresas de economía social tanto de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife y de la Provincia de Las Palmas compartirán con los asistentes, la manera en la que la economía social les están permitiendo el desarrollo de su actividad económica, en el que sus principios de actuación distan de las otras entidades jurídicas tradicionales.