Borrar
Susana López, propietaria del canguro perdido. VICENTE VICÉNS / AGM
'Kuki', el canguro que deambula por Murcia

'Kuki', el canguro que deambula por Murcia

Una familia del municipio de Llano de Brujas busca al marsupial, que se escapó hace tres meses de su parcela y que el panadero de la pedanía vio la madrugada del pasado lunes

Susana Fernández

Murcia

Jueves, 9 de septiembre 2021, 16:33

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Son las 4.30 horas de la madrugada y conduces por las calles de tu pueblo. En la oscuridad de la noche, alumbrada por las luces del coche y las farolas, ves lo que a primera vista te parece un gato cruzando la calle. Paras, lo observas, «no puede ser». Parpadeas, te pellizcas, vuelves a mirar: no es un sueño. Un canguro corre -o más bien salta- por la acera de una calle de la pedanía murciana de Monteagudo.

Le ocurrió la noche del pasado lunes a un vecino de la localidad, trabajador de una panadería, que se encontraba realizando los primeros repartos del día. Ante el insólito avistamiento, el hombre sacó el móvil, inmortalizó al marsupial, a 15.556 km de su hábitat natural más habitual, Australia, y lo compartió en redes sociales. Así se ha hecho viral la historia de 'Kuki', el canguro que Susana López y su familia tenían en su parcela de Llano de Brujas y que se escapó a mediados de junio.

El marsupial, de 5 años y nacido en España, llegó a la Región de Murcia en mayo, cuando la familia lo compró de un centro de cría y venta de animales exóticos con toda la documentación pertinente: «Cualquier persona que quiera adquirir uno tiene que tener un 'núcleo zoológico': un permiso de la Consejería otorgado si tienes requisitos e instalaciones para el bienestar animal», explica Susana. 'Kuki' es un canguro parma, el tipo más pequeño, que mide unos 50 cm de cuerpo y otros tantos de cola y cuyo precio oscila entre los 1.500 y los 2.000 euros.

El canguro pasó un mes y medio en la minigranja de la familia, rodeado de conejos, patos y perdices, hasta que, hace casi tres meses, el animal se escapó por la puerta entrebierta en un descuido. La mujer dio aviso al Seprona y desde entonces lo han buscado por las noches, cuando sale a comer y beber, ya que duerme durante el día. Pero, aunque ha sido visto en otras ocasiones por las pedanías de Alquerías, Casillas y Cabezo de Torres, todavía no han conseguido atraparlo. Si alguien lo encuentra, Susana pide que «intenten acorralarlo en un portal o con una caja» y que la llamen para ir a por él. «Yo creo que se las está apañando bien. Él es herbívoro, come todo tipo de vegetales, patatas, zanahorias... En la huerta no tiene ningún problema, y supongo que habrá encontrado alguna acequia para beber», afirma Susana, preocupada por su supervivencia. Le inquieta que las altas temperaturas del verano murciano le hayan pasado factura, pero el animal tiene gran capacidad de adaptación y ella dice que «en el vídeo se le ve bien, fuerte».

También lo cree el alcalde de Monteagudo, David Campoy, que se mostró muy sorprendido al enterarse de que corría sangre exótica por sus calles, en el mismo sitio por el que pasa a diario para abrir su bar. El pedáneo se puso en contacto con el panadero que lo vio y después localizó a los dueños del animal para conocer la historia. La casualidad ha querido que el exotismo vuelva a Monteagudo muchos años después de los tiempos del Rey Lobo. David cuenta que, en el antiguo castillejo de Monteagudo, «el monarca tenía un auténtico zoológico con animales como jirafas, elefantes y también canguros. Así lo cuentan los arqueólogos», asegura.

«Es legal, pero ¿ético?»

A pesar de lo surrealista que a simple vista puede parecer, en España es legal tener un canguro, al igual que muchos otros animales exóticos cuyo hogar está al otro lado del mundo. Ricardo Navarro, veterinario jefe de Terra Natura Murcia, explica que la ley en este país es laxa en cuanto a la compra de este tipo de especies y con pocos papeles se puede conseguir uno: «En la Región de Murcia hay particulares que tienen en sus casas panteras, tigres, leones, cobras e incluso osos». Si tienes el dinero y el permiso correspondiente es legal, pero ¿es ético? Ricardo cree que no: «Estos animales son un capricho». El veterinario explica que desde pequeños puedes improntarlos, es decir, enseñarles que eres un igual, pero el trasfondo de eso es «cambiar sus comportamientos naturales, 'romperles el alma' y eliminar sus instintos».

El canguro parma es una especie muy común en Australia y no es peligroso, por lo que el Seprona no ha organizado búsquedas. «Ahora mismo debe estar asustado y tiende a huir», afirma Ricardo. Sin embargo, lo que puede empezar como un divertimento, puede llegar a ser un problema: «Son animales desplazados de su hábitat y si se convierte en una plaga, puede afectar a especies autóctonas a nivel de conservación». Pero el veterinario va más allá y cree que la compra de estos animales exóticos y su publicación en redes sociales, que invitan a la compra, «pueden contribuir indirectamente al tráfico ilegal de especies».

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios