Jugar y apostar con dinero ya forma parte del ocio juvenil normalizado

16/01/2020

Un estudio del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia desvela que la mayoría de la población de 18 a 24 años no percibe ningún riesgo en el hábito, que confiesan haber iniciado siendo menores.

Jugar y apostar dinero real es una conducta plenamente integrada en el ocio de los jóvenes españoles de 18 a 24 años, una opción de entretenimiento que incluso sustituye a otras como el cine. Lo hacen en grupo y aunque se trata de un comportamiento eminentemente masculino, ellas comienzan a hacerlo por imitación. Además, no perciben ningún tipo de riesgo en esta conducta, que confiesan haber iniciado cuando eran menores, y además consideran las pérdidas derivadas del juego como «un gasto de ocio más».

Estas son algunas de las principales conclusiones del estudio Jóvenes, juegos de azar y apuestas, una investigación realizada por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia de Fad, con el apoyo de la delegación de Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, que fue presentada este jueves.

La investigación analiza las percepciones de los y las jóvenes españolas de 18 a 24 años sobre los juegos de azar y las apuestas con dinero, tanto online como de manera presencial. Los resultados de la investigación se han obtenido a través de diversos grupos de discusión en los que han participado jóvenes de 18 a 24 años y expertos.

Algo «pasajero»

«Todo el mundo juega y apuesta». Esta parece ser una de las principales percepciones de las y los jóvenes de 18 a 24 años respecto a los juegos de azar y las apuestas con dinero. Y lo hacen porque no existe ningún tipo de conciencia de que jugar pueda suponer un problema, dado que en los entornos familiares está naturalizado el juego ocasional o habitual de determinados juegos «tradicionales» (loterías, quinielas, bingo). Consideran además que es algo «pasajero», propio de una edad.

Esta visión despreocupada contrasta con la visión de los expertos que detectan que con el aumento de personas jóvenes que juegan también ha aumentado el número de jóvenes con problemas derivados del juego. Y aunque para muchos expertos aún no pueda considerarse una alarma social o sanitaria, sí se considera un problema creciente que es necesario abordar.

El estudio fue presentado en Madrid por la delegada para el Plan Nacional sobre Drogas, Azucena Martí; la directora general de Fad, Beatriz Martin Padura, y la directora técnica de Fad, Eulalia Alemany.