Juan Carlos I se dispone a seguir desde una lancha de apoyo la navegación del 'Bribón'