El profesor de Psiquiatría de la Universidad de Nueva York, Luis Rojas Marcos. /Leticia Díaz y Álex Rivera

El profesor de Psiquiatría de la Universidad de Nueva York, Luis Rojas Marcos. / Leticia Díaz y Álex Rivera

Santander WomenNOW

«Cuando la incertidumbre empapa nuestra vida es un problema para la salud mental»

El profesor de Psiquiatría de la Universidad de Nueva York, Luis Rojas Marcos ha lamentado en el Santander WomenNOW el aumento de los suicidios

Fernando Morales Rodriguez
FERNANDO MORALES RODRIGUEZ Madrid

Hace 100 años la población vivía en torno a 40 años, pero ahora España se encuentra entre los países con una mayor esperanza de vida. De más de 180 países, la esperanza de vida de las mujeres españolas está en la segunda posición, después de la japonesa. En concreto, una mujer vive de media hasta los 86,5 años y los hombres hasta los 82 años.

Pero esto no significa que los problemas de salud mental hayan disminuido. Todo lo contrario, el suicio, que es el comportamiento clásico de una persona deprimida que ha perdido el interés por vivir, ha aumentado. Más desde que estallara la pandemia y desde que nos viéramos envueltos en una vorágine de incertidumbre. Es el análisis que ha hecho el doctor Luis Rojas, durante su intervención en el Santander WomenNOW, el congreso de liderazgo femenino de Vocento.

Y es que la incertidumbre sumada a una mayor esperanza de vida puede provocar un problema de salud. Más de la mitad de lo que se habla tiene que ver con el futuro. Es decir, «el futuro forma parte de nuestro día a día, por lo que cuando la incertidumbre empapa nuestra vida es un problema«. El no saber y el no poder planificar es, para el doctor, una situación »muy dura para la salud mental«.

Pero el miedo que la sociedad ha experimentado como consecuencia de la pandemia, la crisis o la guerra de Ucrania, es posible superarlo. Aunque como ha recordado Rojas, ahí entra en juego lo conocido como ansiedad, una patología que cuenta con los mismos síntomas que el miedo, aunque con una clara diferencia. Mientras cuando se tiene miedo a algo se conoce la amenaza concreta, con la ansiedad no se tiene un enemigo claro. «Con la ansiedad, al no tener una opción que señalar, nos sentimos más indefensos».

Para solucionar estos problemas de salud mental, Rojas ve fundamental ayudar a la persona y que quien tenga problemas pida ayuda, algo que no ocurre en todos los casos por el estigma que existe en la sociedad de que solicitar ayuda puede verse como de una persona débil. Aún así, ha recordado que cuando en medicina se ve un paciente nuevo hay que identificar si el paciente tiene conciencia de enfermedad. Si la tiene, lo siguiente que debe tener es la motivación para buscar ayuda.