La huelga provoca la suspensión del juicio contra ocho activistas que intentaron parar un desahucio