Galve: «El recurso de La Manada es una ‘papa caliente’»

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN), Joaquín Galve, que asistió al foro en Maspalomas, se volvió a sentir atacado por el ministro de Justicia, Rafael Catalá, que había declarado ayer que «algunas sentencias ponen de manifiesto que nos queda mucho camino por hacer».

FRANCISCO JOSÉ FAJARDO | MASPALOMAS

Preguntado por las palabras de Catalá, el presidente de TSJ navarro declaró a este periódico que «en su momento ya valoré las declaraciones del ministro el pasado 1 de mayo y dije que me parecían improcedentes y un ataque contra la independencia judicial y he vuelto a ver que insiste en sus argumentos. No tengo que volver a decir lo mismo, aunque en esta ocasión, está la salvedad de que el juez Ricardo González sigue poniendo sentencias y trabaja con normalidad», detalló el magistrado que, a su vez, es el presidente de la Sala de lo Penal del TSJN, por lo que tendrá que resolver los recursos de apelación que presentarán las partes contra la sentencia de La Manada.

«Si conoce algún problema que le pudiera afectar en su quehacer profesional», dijo Joaquín Galve a Catalá en referencia al magistrado Ricardo Javier González, «le invito a que lo diga cuanto antes porque si no incurriría en una irresponsabilidad. Invito al ministro que lo exponga, más que nada, en defensa de la propia sociedad porque él sigue poniendo sentencias», señaló. «En este momento, con el problema que tenemos en la Justicia, el hecho de que nuestro ministro nos haya atacado de esta manera, y no solo eso que puede ser un hecho aislado, sino que sigue insistiendo en ello, creo que es un gran problema añadido a los que ya tenemos», añadió Galve.

Sin contacto

El máximo responsable de la judicatura en Navarra confesó que aún no ha hablado con el ministro después de la publicación de la sentencia y solo coincidió «una vez anteriormente con él, pero no me comentó ni preguntó acerca de si había alguna cuestión que tratar sobre el juez González».

Lo que sí quiso dejar claro es que los tres magistrados del caso La Manada «están afectados por todo lo que se ha dicho de ellos y si tuviese que hacer un ranking sobre cual de los tres lo está más, González probablemente no sería el primero. Pero han estado afectados y con el tiempo lo irán superando, aunque uno de ellos lo ha pasado francamente mal».

«Hubo reacciones violentas, con intentos de asalto del edificio y amenazas que, incluso, han provocado que los magistrados en estos momentos cuenten con protección policial», reconoció el presidente del TSJN, visiblemente molesto por unos hechos que le han recordado a los ocurridos «hace ya tantos años en Navarra con el terrorismo. Parece que hemos vuelto atrás», reflexionó.

Sobre el contenido de la sentencia, Joaquín Galve no pudo pronunciarse puesto que conoce la apelación y le toca analizar el fondo del asunto como presidente de la Sala de lo Penal del TSJN, que debe de resolver los recursos: «No es agradable o desagradable, pero todos los que estamos en la sala llevamos más de 30 años en la profesión al igual que los magistrados que dictaron el fallo y estamos habituados a estas cuestiones. Pero sí es, como dicen en Canarias, una papa caliente. Lo que tengo claro es que, a pesar de la presión a la que han sometido a los magistrados de la Sección Segunda antes de dictar la sentencia, no ha dado el resultado que algunos pretendían».

Por último, no quiso aventurarse a dar un tiempo estimado para conocer el resultado de los recursos, «pero el 21 de mayo acaba el plazo para presentar el recurso de apelación que presentarán todas las partes y habrá que ver si se producirán adhesiones o no a la apelación. Pero, por poner una fecha, creo que antes de julio podría estar el asunto en la Sala de lo Civil y lo Penal del TSJN y, a partir de ahí, trataremos de hacerlo lo más rápido posible».