Jorge Ignacio P. J., presunto asesino de Marta Calvo, conducido por la Policía Nacional. / EFE

La fiscal atribuye seis delitos al presunto asesino de Marta Calvo

La investigación judicial se extiende ya sobre 13 mujeres que aseguran que el sospechoso quería siempre sexo con cocaína en sus genitales

JUAN ANTONIO MARRAHÍ Valencia

Las cifras en torno al presunto homicida en serie de Marta Calvo engordan a medida que la investigación avanza. El narcotraficante colombiano Jorge Ignacio P. J. acabó ayer formalmente acusado por la fiscal de seis delitos de homicidio y omisión del deber de socorro. Y, según una de las acusaciones en el caso, ya son 13 las mujeres cuyos testimonios obran en las diligencias y confirman el modus operandi del sospechoso: una obsesión con la 'fiesta blanca' que le llevaba a introducir grandes cantidades de cocaína en sus genitales a pesar del peligro que ello conllevaba. Ni Marta, ni Lady Marcela ni Arliene Ramos pueden contarlo para defenderse.

El presunto homicida y descuartizador confeso salió ayer de prisión para presentarse de nuevo ante el juez. A las 11,00 horas entró en una sala de la Ciudad de la Justicia. Iba encapuchado y cabizbajo, ataviado con una sudadera azul y escoltado por dos agentes de la Policía Nacional. Se celebraba la comparecencia judicial en la que la fiscal del caso, Socorro Zaragozá, y abogados de la familia de Marta y de las otras víctimas concretaban los delitos que aprecian en el sospechoso. La vista fue a puerta cerrada y con la presencia del juez de Instrucción 20 de Valencia, que centraliza la investigación.

A consultas de Las Provincias, la Fiscalía de Valencia no aclaró el número concreto de delitos que pidió para cada mujer la fiscal Socorro Zaragozá. Sólo que se iban a calificar los hechos como homicidio y no como asesinato. Mucho más explícita fue Pilar Jove, abogada de la madre de Marta. Tras la comparecencia aclaró que la fiscal Zaragozá había considerado la muerte de Marta un homicidio, al igual que la de Lady Marcela, colombiana de 26 años con la que el acusado se citó el 15 de junio del año pasado en Valencia. Una sobredosis de cocaína presuntamente causada por Jorge le arrebató la vida. Unos meses antes, el 25 de marzo, falleció la brasileña Arliene Ramos, también en la ciudad. En relación a esta muerte la fiscal acusa a Jorge de omisión del deber de socorro. Además, hay otros tres casos con similar procedimiento, la cocaína en los genitales, en los que las víctimas salvaron la vida. Zaragozá aprecia aquí una tentativa de homicidio.

Asesinato y daño moral

Pilar Jové representa a la madre de Marta Calvo. Para ella la conducta de Jorge sólo puede recibir un nombre: asesinato. Además, confluye un posible delito contra la salud pública y un delito contra la integridad moral por el «daño atroz» a la familia a causa del supuesto descuartizamiento u ocultación del cadáver.

Similar contundencia mostró la abogada del padre de Marta. Acusa a Jorge de asesinato y, alternativamente, de homicidio en concurso con una profanación de cadáver. También aprecia un delito contra la integridad moral y lesión psíquica a los familiares de Marta Calvo. Y suma el delito contra la salud pública.

El abogado Juan Carlos Navarro acusa a Jorge de asesinato por las muertes de Lady Marcela y Arliene Ramos. Además, atribuye al colombiano dos intentos de homicidios por casos calcados de droga en genitales sufridos por dos mujeres en septiembre y octubre de 2019, poco antes del caso de Marta. «Les metía bolas de coca como garbanzos en el recto o en la zona vaginal», describió.

Las acusaciones han pedido nuevas diligencias de investigación, entre ellas que declare la madre del sospechoso, una reconstrucción con Jorge presente o la declaración de más mujeres con las que el hombre se citó para su letal manía sexual. Jorge pudo declarar, pero no lo hizo. Él mantiene que no ha matado a ninguna mujer y su defensa pidió el archivo de las actuaciones en su contra. El juez se negó.