Policía Nacional / EP

Un asesinato machista cada tres días desde el fin del estado de alarma

Un anciano mata a martillazos a su mujer en Madrid, la víctima de género número 22 desde el comienzo del año

Alfonso Torices
ALFONSO TORICES Madrid

Poco antes de las ocho de la noche de este martes, una mujer de 81 años pedía auxilio a gritos desde la ventana de su casa, en el barrio madrileño de Moratalaz. Un vecino que oyó las voces llamó al 112 para alertar de la agresión y solicitar ayuda. Cuando los sanitarios del Summa y la policía llegaron poco después al número 1 de la calle Montpellier, encontraron a la anciana gravemente herida, con varias fracturas en la cabeza. La estabilizaron, la intubaron y la trasladaron al Hospital 12 de Octubre. Unas horas más tarde falleció en el centro sanitario por la extrema gravedad de sus lesiones.

La Policía Nacional detuvo en el propio domicilio a un hombre de 84 años, el marido de la fallecida, quien presuntamente le propinó varios martillazos en la cabeza, que le causaron la muerte. El homicida, contra quien no hay constancia de que hubiese denuncias previas por maltrato o que estuviese sujeto a orden alguna de alejamiento, será puesto en las próximas horas a disposición judicial, para que sea interrogado y el juez instructor decida sobre su encarcelamiento

Se trata del presunto crimen de género número 22 desde que comenzó el año -20 de ellos ya tienen confirmación oficial- y de la última víctima mortal de la tremenda espiral de violencia machista desatada desde que el pasado 9 de mayo el Gobierno puso fin a más de un año de estado de alarma provocado por la pandemia.

Desde que las restricciones de movilidad prácticamente han desaparecido, y con ellas el amplio y fácil control de los maltratadores sobre sus víctimas, se han disparado los asesinatos. En este mes y una semana de libertad de movimientos, han sido asesinadas en España por sus parejas o exparejas 14 mujeres, lo que significa que se ha producido más un homicidio de género cada tres días. Casi uno cada dos.

«Alerta machista»

Victoria Rosell, la delegada del Gobierno para la Violencia de Género, confirmó la semana pasada este dramático aumento de los asesinatos y una situación en todo el país de «alerta machista». «Tras un período de restricciones se ha quitado el tapón del machismo», resumió, para alertar de que, «lamentablemente», el repunte podría continuar con la llegada del verano, un período en el que tradicionalmente se dan algunas de las más altas cifras de crímenes de género cada año. Por ese motivo, pidió a todas las administraciones que estuviesen especialmente diligentes para detectar a mujeres en riesgo y para dar rápida protección a las que pidan ayuda.

El punto de inflexión tras el fin del estado de alarma descrito por Rosell está muy claro según las cifras. En cuatro meses largos, los que van desde el 1 de enero hasta el 8 de mayo, se registraron en España ocho homicidios machistas, una de las cifras más bajas en un período equivalente de toda la serie histórica, iniciada en 2003. Sin embargo, en los últimos 37 días, desde la vuelta a una vida social cada vez más cercana a la normalidad, se han producido 14 crímenes, casi el doble que en todo el resto de 2021.

La semana más trágica se registró hace casi un mes, recién concluidas las trabas a la movilidad social, entre el 17 y el 23 de mayo, con seis crímenes machistas en seis días, que causaron la muerte de cinco mujeres y del hijo de siete años de una de ellas. Junio, no obstante, ha seguido este reguero de homicidios. Al macabro ritmo de casi una víctima mortal cada dos días, con siete asesinadas a manos de sus parejas o exparejas en los primeros 15 días del mes.