El emir de Qatar vive una intensa primera jornada en España