El Emérito, aclamado a su llegada al náutico de Sanxenxo