El turismo homosexual, un valor en alza

02/07/2018

La comunidad homosexual de todo el mundo ha convertido en los últimos años a Maspalomas, en el sur de Gran Canaria, en uno de sus destinos vacacionales preferidos, el primero de Europa durante gran parte del año, al que aportan más de medio millón de turistas y una cantidad nada despreciable de facturación

Gran Canaria ha sido tradicionalmente un lugar cosmopolita con altas dosis de tolerancia y respeto a la libertad individual. Por eso se ha convertido en todo un referente para el visitante homosexual. Las cifras que manejan el Patronato de Turismo de Gran Canaria, los empresarios y la propia comunidad de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales (LGTB), indican que este segmento de visitantes representa un porcentaje nada desdeñable del negocio turístico total de la isla. En invierno, cuando las Islas Canarias viven su temporada alta de turismo, ningún otro destino gay de Europa se acerca a esas magnitudes. Y en verano, solo le plantan cara Ibiza, Sitges o la isla griega de Mykonos.

Gran Canaria lleva años promocionándose en las cabalgatas del orgullo gay de varias ciudades europeas, monta espacios propios en el área LGTB de las ferias turísticas de Madrid y de Barcelona y de otras ferias iternacionales para consolidar su imagen de destino abierto.

Tolerancia. El éxito con el turismo homosexual se remonta mucho más atrás, por lo menos tres décadas, y tiene sus raíces en el espíritu de tolerancia que siempre ha distinguido a esta isla. Hay hechos objetivos como son la visibilidad e influencia que tiene en la isla la comunidad LGTB y que ha logrado, por ejemplo, convertir una gala Drag Queen en la carta de presentación de los carnavales de toda Gran Canaria. Los empresarios turísticos también aseguran que los gays y lesbianas se han sentido arropados desde el principio en la isla. Gran Canaria lleva casi 40 años atrayendo al turista LGTB, no solo de Europa, también de Estados Unidos y de Canadá.

El centro comercial Yumbo es la referencia de ocio homosexual en Playa del Inglés, con multitud de locales donde los gays y lesbianas gastan mucho más que el resto de turistas. Solo en Playa del Inglés existe una quincena de complejos exclusivos para gay.

Para tener una idea de lo que representa el turismo gay, no hay más que ir al kiosco número 7 de la playa de Maspalomas. Situado en plena zona gay, ese chiringuito es el único donde tomarse una botella de champán a pleno sol no es la excepción, sino la regla. O la Semana del Orgullo Gay de Maspalomas, que cada mes de mayo congrega a decenas de miles de personas procedentes de todo el mundo.

  • 1

    ¿Cree usted que la Iglesia debe devolver al Estado las propiedades inscritas a su nombre desde 1998?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados