Profesoras del Alba Plata hablando la semana pasada con la familia contraria a recibir clases con mascarilla. / Vídeo: E. P:

Vuelven a clase las dos niñas extremeñas que no querían mascarilla

Llevaban sin ir al colegio de Cáceres desde que la Junta de Extremadura indicara que no podían entrar sin cubrebocas

JUAN SORIANO

Las dos hermanas del Alba Plata de Cáceres han acudido este martes al colegio con mascarilla. Llevaban sin ir a clase desde que la Junta indicara que no podían entrar sin cubrebocas. Las escolares, de tercero y quinto de Primaria, han entrado pasadas las diez de la mañana a este centro público. Cada una de ellas está en su aula con el resto de sus compañeros.

El secretario general de Educación de la Junta de Extremadura, Fran Amaya, ha señalado que la jornada lectiva se ha desarrollado con normalidad después de que las alumnas de tercero y quinto de Primaria hayan sido recibidas con un aplauso por sus compañeros. Amaya ha recalcado que el conflicto se ha resuelto en el ámbito educativo gracias a que en todo momento se ha mantenido el diálogo con la familia de las menores. En concreto, ha recalcado las llamadas de las tutoras, la mano tendida de la directora y la buena predisposición que ha mostrado la familia para escuchar los requerimientos de Educación.

De esa forma, ha recalcado que el problema se ha solucionado «sin necesidad de acudir a otras instancias que se salen de los límites estrictamente educativos» y que se ha hecho «como se hace en educación», con diálogo mediación, y siempre atendiendo a las prioridades de las menores. Aun así, ha apuntado que la Junta de Extremadura seguirá pidiendo el informe a la Fiscalía de menores para «que sirva de ejemplo» y se sepa cómo actuar cuando se pueda estar vulnerando algún derecho de los menores.

El colegio cacereño recibió antes de que empezara el curso un burofax en el que una familia avisaba de que sus hijas no irían a clase con mascarillas, pese a tener más de seis años y carecer de prescripción médica para ello, un hecho que ha provocado que salten todas las alarmas en la comunidad educativa y que, según ha podido saber HOY, cuenta con el asesoramiento de una asociación negacionista que actúa en todo el país.

Durante este tiempo las niñas han permanecido en su casa. La Junta anunció que recibirían atención educativa. Si no regresaban en dos semanas, Educación pondría en marcha el protocolo de absentismo.