Universidad de Navarra.

La universidad española baja escalones entre la élite mundial

Coloca once centros en el 'top 500', la cifra más baja en cuatro años, aún así ocho de cada diez campus públicos siguen entre los mil mejores del planeta. Las universidades de Elche y Cádiz retornaron este año al selecto club del ranking de Shanghái

Alfonso Torices
ALFONSO TORICES Madrid

Las universidades españolas prácticamente han revalidado la magnífica valoración internacional que lograron tanto en 2019 como en 2020. El Ranking Académico de las Universidades del Mundo (ARWU), elaborado como cada año por la Universidad Jiao Tong de Shanghái, otorgó hoy a los centros de educación superior españoles su segunda mejor clasificación histórica entre la élite mundial, que lidera un año más (decimonoveno consecutivo) la estadounidense Harvard.

Este listado de las 500 mejores universidades del mundo, conocido como el ranking de Shanghái, la clasificación más antigua, prestigiosa e influyente, incluye en 2021 en su selecto club a doce centros de estudios superiores españoles, uno menos que en 2019 y 2020, pero dos más que hace tres años. España se queda muy cerca del máximo histórico de trece campus de 2015 y 2020 y, además, mantiene a una cuarta parte de sus centros públicos entre la élite académica del planeta. Se trata de un buen resultado, que iguala el de 2016 y mejora los de los dos años siguientes, cuando las universidades españolas perdieron un centro por curso en el «top 500».

No obstante, como ocurre desde la primera edición del estudio (2003), no hay españoles entre los cien primeros y solo la Universidad de Barcelona es capaz de ubicarse entre los puestos 150 y 200, una proeza a la vista de sus recursos que mantiene desde 2014, con un único pinchazo en 2017. La razón que aleja a los campus nacionales de los primeros puestos es que el ranking de Shanghái valora esencialmente la investigación de muy alto nivel (sobre todo la científica y técnica) por encima de la docencia y prima con hasta un 30% de puntuación a las universidades con alumnos y profesores en posesión del Premio Nobel o la Medalla Fields (Matemáticas), de los que España carece.

España tiene una presencia más bien modesta en la élite, pero en cambio es una potencia entre la clase media de la educación superior. Tiene un alto nivel de calidad en la gran mayoría de sus campus. Así lo demuestra el segundo ranking mundial publicado por la Universidad de Jiao Tong, el que define las universidades que ocupan los puestos del 501 al 1.000 -las candidatas a saltar en próximos años al 'top 500'-, que incluye a otros 29 centros españoles, dos más que el año pasado y su mejor registro hasta el momento entre la clase media universitaria mundial.

La lista ampliada demuestra que 40 universidades españolas -todas públicas salvo la Universidad de Navarra- están entre las 1.000 mejores del mundo, un nivel de calidad que solo pueden acreditar el 6% de los centros de educación superior de los cinco continentes. Esto significa que el 80% de los campus públicos españoles, ocho de cada diez, están entre los de mayor calidad del planeta.

La élite española, según el ranking de Shanghái, ha quedado reducida este curso a once centros, tras la salida de la Universidad de Salamanca. La Universidad de Barcelona es la única ubicada entre los puestos 150 y 200 y la siguen la Complutense de Madrid, la Autónoma de Barcelona, la de Granada y la de Valencia, todas ellas entre las posiciones 201 y 300 (desde el puesto 99 solo se numeran por centenas). En el siguiente escalón, en el grupo de las 301 a 400 mejores, están la Autónoma de Madrid, la Universidad del País Vasco y la Pompeu Fabra de Barcelona. Y entre el último centenar de la clasificación principal están las universidades de Sevilla, Santiago de Compostela y la Politécnica de Valencia.

Los autores del estudio consideran que son cuatro las principales candidatas españolas a ingresar en próximos años en el 'top 500', que se corresponden con las posiciones 501 a 600 de la lista complementaria. Son la recién descendida Universidad de Salamanca, la de Zaragoza, la Universidad de Navarra y la de Vigo. Sale de la lista de los mil mejores campus la Universidad de Almería (que había entrado el año pasado por primera vez) y retornan a la élite mundial la de Cádiz y la Miguel Hernández de Elche, que se habían caído en la criba del curso pasado.

Harvard, inamovible

Las diez primeras posiciones del ranking de Shanghái están copadas por las ocho principales universidades estadounidenses, con Harvard y Stanford a la cabeza, y por las dos ilustres británicas, Cambridge, que baja al cuarto puesto, y Oxford (séptima). No hay posibilidad de encontrar un campus que no pertenezca a uno de estos dos países hasta la posición 16, donde se ubica la Universidad París-Saclay. La Universidad de Tokio es la primera asiática, en el puesto 24, y la australiana de Melbourne, en el 32, es la primera de Oceanía.

El dominio estadounidense entre las mejores universidades del mundo es abrumador. En el 'top 20' de centros acapara 16 (los mismos que el año pasado); en el 'top 100' tiene 40 (uno menos); y en el global de las 500 principales, 127 (dos menos). Le siguen como potencias universitarias China, con 83 centros entre las 500 mejores (uno menos), y Reino Unido, con 38 campus, ocho de ellos en el 'top 100'.