Puertas abiertas a disfrutar

Pensar en actividades que estén destinadas tanto a los mayores como a los pequeños es una manera ideal de disfrutar del buen tiempo y además servirá para estrechar los lazos familiares.

LUCÍA PEÑA / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

Tiempo de verano y tiempo de diversión. Para grandes y pequeños. Aunque temporalmente hablando todas las estaciones duren un trimestre, parece que a algunos el período estival se les hace más largo, sobre todo a los más pequeños de la casa que pasan la mayor parte de este tiempo de vacaciones. No obstante, existen multitud de actividades para realizar durante esta época que, no solo ayudará a que los niños lo pasen en grande, sino que será un momento ideal para conectar toda la familia.

Campamentos

Respirar aire fresco, conectar con el entorno, practicar deporte, realizar talleres diversos... Este tipo de campamentos ofrecen un amplísimo abanico de actividades para que los niños y adolescentes disfruten, conozcan a otros niños, jueguen y vivan experiencias inolvidables. Si les apasionan los animales también hay campamentos donde estarán en contacto con ellos y aprenderán sobre sus cuidados.

Excursiones

Existen tantos lugares como planes que se pueden realizar bajo la palabra ‘excursión’. Escoger una ruta de senderismo, un picnic en compañia o una playa alejada de los turistas. Para los niños lo más entretenido será sentirse parte de las decisiones a tomar para toda la familia, así que habrá que involucrarlos y hacerles sentir respaldados en todas sus opiniones.

Parques temáticos

La oferta es variada y para todos los gustos. Desde los que están dedicados a los juegos infantiles y que ponen a prueba la adrenalina de grandes y pequeños, hasta aquellos que están centrados en los animales. En las Islas se pueden encontrar desde los especializados en aves, tanto exóticas como autóctonas; a los que giran en torno al mar o a los cocodrilos, y también los que albergan un poco de cada especie.

Cultura

Aprovechar el tiempo de ocio para intentar que los niños se apasionen por el mundo de la cultura y el espectáculo. Una idea puede ser escoger un musical infantil, que haga que los más pequeños vean en el teatro algo divertido y fuera de lo normal. Ciudades como Barcelona o Madrid disponen todo el año de actividades culturales, como obras de teatros y musicales, pensadas para el público infantil.

Actividades deportivas

Aunque la mayor parte de los niños tiene como parte de su rutina la práctica de algún deporte, es interesante que en el verano disfruten o bien probando alguno

nuevo o realizándolos en grupo. Con el buen tiempo, los deportes acuáticos, como el surf, son un plan ideal para lanzarse al agua toda la familia y aprender algo todos juntos.

Cultivar

Montar un huerto en casa es una actividad muy instructiva para enseñar a los niños a comer comida de verdad. Además, tendrán que hacerse responsables de cuidar las plantas para que den sus frutos, algo que probablemente vivirán con mucha emoción. No se necesita demasiado espacio, con un pequeño jardín o incluso una terraza de tamaño más o menos normal puede ser un escenario perfecto para ser hortelanos.