Jesúis León Lima (d) y el rector de la ULPGC, Lluís Serra, en una foto de archivo. / C7

El presidente del Consejo Social de la ULPGC dimite por la quiebra de confianza con el rector

Jesús León Lima presentó su renuncia en un pleno extraordinario del órgano universitario por falta de colaboración, coordinación y lealtad

T.A. Las Palmas de Gran Canaria

Jesús León Lima dimitió este miércoles como presidente del Consejo Social de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) durante un pleno extraordinario del órgano universitario, esgrimiendo como motivo diferencias irreconciliables con el rector, Lluís Serra, lo que ha provocado una convivencia imposible.

León Lima leyó su escrito de renuncia en el pleno, donde según fuentes que estaban en la reunión habló de una falta de «colaboración, coordinación y lealtad» necesarias en la relación del órgano de representación social de la universidad y su rector, como establece la ley.

El ya dimitido presidente del Consejo Social esgrimió además que ha habido en este tiempo una falta de respeto a las opiniones de uno de los órganos clave en el funcionamiento de la universidad, ya que tiene importantes competencias, entre otras la de realizar una tarea de control y fiscalización del centro académico. En su pleno hay representantes de las principales instituciones públicas, sociales y empresariales.

Después de la celebración del pleno extraordinario el Consejo Social emitió un comunicado en el que señalaba que León Lima se había reunido con anterioridad con la consejera de Educación, Universidades, Cultura y Deportes del Gobierno canario, Manuela Armas, para informarle de su intención de renunciar al cargo.

El equipo rectoral recibió la dimisión y sus motivos con sorpresa y rechaza las críticas de León Lima, según fuentes del gobierno de la ULPGC.

Dos años y medio

Jesús León Lima accedió al cargo en abril de 2019 en sustitución de Ángel Tristán Pimienta tras ser nombrado por el Gobierno canario. El majorero ha sido la primera persona al frente del Consejo Social que no procede de Gran Canaria. Maestro de profesión, antes de ser nombrado presidente estuvo en el órgano universitario como representante del Cabildo de Fuerteventura y vicepresidente. Anteriormente, había ostentado cargos públicos en gobiernos de Coalición Canaria. De 1993 a 1995 fue director general de Promoción Educativa y entre 2009 y 2011 fue consejero de Infraestructuras del Cabildo de Fuerteventura. Llevaba más de 20 años dentro del órgano de representación social de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. En su texto de renuncia reafirmó su apuesta por el papel del Consejo Social y el afianzamiento del sistema público universitario canario.