Entretenimiento.

Pantallas para aprender idiomas

17/05/2018

La tecnología y el ocio suman una propuesta formativa y amena a través de juegos y ejercicios prácticos. El teléfono o el portátil se convierten en las nuevas aulas.

En el año 2017 se registraron en el mundo más de 5.000 millones de personas con teléfono móvil, una cifra aún más alta en el caso del ordenador o acceso a uno. La integración de la tecnología en la sociedad y la implementación de apps y servicios digitales han reinventado prácticamente todos los aspectos de la vida cotidiana, también la formación en idiomas. Con millones de usuarios activos, las principales aplicaciones para aprender idiomas desde el smartphone dan cuenta de la reformulación de la educación lingüística, como refuerzo eficaz que se adapta a los nuevos tiempos y a los hábitos de la nueva generación 3.0. Estas herramientas digitales como complemento del aprendizaje en lenguas extranjeras funcionan como fórmulas divertidas mediante juegos y niveles, con recordatorios y análisis de errores, rankings que ofrecen la posibilidad de competir en línea y la fusión de vocabulario, gramática y expresiones coloquiales, gracias al reconocimiento por voz, chatbots, foros con otros alumnos o videos con nativos. Entre las principales ventajas, según destacan las valoraciones de los usuarios de las cinco más populares (Duolingo, Busuu, Babbel, Rosetta Stone y Memrise), figuran la interactividad, la comodidad y la posibilidad de usarlas en cualquier momento, con independencia de acceso a internet. El objetivo de esta propuesta para afianzar los idiomas en el día a día, es el mismo propósito de las academias o clases, enfocado a que el alumno interiorice una segunda lengua desde la práctica, con tareas como traducir textos, transcribir frases mediante audios, identificar las frases correctas, los errores de una oración o la repetición de palabras a nivel escrito y oral. El British Council se ha unido a esta tendencia, con 14 aplicaciones orientadas a niños y adolescentes con ejercicios y tareas en todos los niveles, al igual que la Universidad de Cambridge, con apps específicas para el mercado español.

Pantallas para aprender idiomas
Aula digital online

La tecnología se ha aliado en la formación en idiomas también a nivel audiovisual, ampliando las aulas a los teléfonos y portátiles, con cada vez más profesores que imparten su formación en línea por internet. Como una solución práctica para aquellos que quieren aprender una lengua desde casa, las competencias se adquieren con docentes mediante videos, clases de conexión en directo o videollamadas en grupo con personal nativos, que permiten interactuar entre maestro y alumno reinventando el sistema tradicional.

Las herramientas digitales, más allá del profesional de la educación y el estudiante, también se han implantado en el material formativo, con diccionarios digitales como Wordreference o el uso de Siri y Cortana, inteligencias artificiales de Apple y Android respectivamente, con las que se puede conversar y mejorar pronunciación y comprensión oral. La integración de los móviles y portátiles han puesto en valor webs, libros online, plataformas de práctica de exámenes oficiales, servicios y aplicaciones que pueden traducir hasta en 100 idiomas un texto y 54 hablados, facilitando a los estudiantes el acceso a una opción formativo mucho mayor.

Ell@s opinan
Ramón López Alemán | 20 años | Técnico en animación sociocultural
Pantallas para aprender idiomas
«La oferta varía en función del nivel económico»

—¿Considera que existe en su entorno una oferta académica adecuada para el aprendizaje de idiomas desde edades tempranas? ¿Y son accesibles a los diferentes bolsillos?

— Pienso que hoy en día las ofertas son escasas, todo depende del nivel económico de tu familia, puesto que los centros educativos que ofrecen este tipo de servicios son de carácter concertado o privado. En algunas ocasiones no son accesibles para todos los bolsillos, básicamente porque si quieres que los niños tengan clases particulares por las tardes, para profundizar en otra lengua, se lo tienen que costear los padres.

— En un mundo cada vez más globalizado y, desde su punto de vista, ¿cree que dominar al menos una segunda lengua con fluidez es básico a la hora de poder entrar en el mercado laboral?

— Es primordial saber un segundo idioma para poder entrar al mundo laboral, porque ya en cualquier trabajo te piden ese requisito. Es una tarea que todos tenemos que afrontar si queremos entrar en el mercado laboral.