Universidad

Los erasmus inician el curso en Moya

06/09/2018

La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria recibió ayer en el municipio norteño a parte de los 980 estudiantes de intercambio de este año académico. La mayoría son italianos. El sol y el surf inclinan la balanza para elegir Canarias

La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) acoge este año a 980 estudiantes de intercambio. Buena parte de ellos, fue recibido ayer en Moya para darles la bienvenida. «Welcome to Moya y a la isla más bonita», les dijo el alcalde del municipio, Hipólito Suárez.

Algunos solo pasarán tres meses en la isla, por eso en enero se incorporan otros 200 estudiantes. Empresariales, Economía y Turismo sigue siendo la carrera que más atrae a la isla al alumnado extranjero, procedente especialmente de Italia, Alemania y, este año, Polonia, que ha desbancado a Francia del tercer puesto, explicó ayer el vicerrector de Internacionalización y Cooperación de la ULPGC, Richard Clouet.

«Un amigo que estuvo aquí me aconsejó que viniera», afirma una estudiante.

También traducción e interpretación atrae a buena parte del alumnado de intercambio, además de Ingeniería. Precisamente Andrea Antonael (Bari), y Pablo Amoroso (Milán) estudian Ingeniería Mecánica. Para el primero la opción de elegir España estaba clara, le gusta «hablar español». Pero, además, es aficionado al surf, con lo que la ULPGC era perfecta para combinar estudios y hobby. De Italia también ha llegado Alexandra Turco. «Tenía la ULPGC entre mis tres opciones», explica la joven que estudia Traducción e Interpretación y se expresa en un casi perfecto español. En principio pensaba en Granada, «porque allí se estudia ruso», otro de sus idiomas preferidos, pero finalmente «un amigo que estuvo aquí me aconsejó que viniera», afirma. Pero en estos programas de intercambio llega gente «de todos lados», asegura Clouet, desde China a Argentina, pasando por Marruecos, Corea, Senegal o Japón. Y también de España. Es el caso de Tania González, de Plasencia. Es el segundo programa de este tipo que cursa. El primero fue en Bélgica y ahora quería quedarse en nuestro país. Estudia Enfermería y en su salida al extranjero notó «una gran diferencia a la hora de trabajar». «El sol, la playa y el buen tiempo me atrajeron» y por eso se decantó por la ULPGC.

Clouet insiste en que estos programas no son diversión, o al menos «no solo» una forma de pasarlo bien. «Quieren sacar sus asignaturas porque tienen su grado de competitividad, no vienen aquí a perder un año». Por su parte la ULPGC «envía» fuera a 1.100 alumnos, por «reciprocidad» mayoritariamente van a Italia y los estudios estrella vuelven a ser Empresariales, Economía y Turismo.