Los editores no quieren corregir los libros de texto que hablan de ríos en Canarias

05/09/2019

El director general de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), Antonio María Ávila, ha asegurado que desde el Gobierno de Canarias, sin concretar cuándo o quién, se pidió que se corrigieran aquellos libros de texto que dicen que en las islas hay ríos. Ávila se queja de presiones «bastardas» para alterar contenidos educativos.

ETIQUETAS:

Asimismo, ha contado que en algunos libros se señala que en el archipiélago hay ríos que tienen importancia como lugares de asentamiento humano o como vías de comunicación, por lo que el Ejecutivo regional solicitó que "desaparecieran" este tipo de frases. El directivo no concretó ni los ejemplos ni los autores de las supuestas presiones.

Durante una rueda de prensa conjunta con la Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza (ANELE) celebrada en Madrid, Ávila explicó que todas las comunidades autónomas presionan personalmente a los editores de libros de texto mediante "mecanismos bastardos" para modificar o incluir contenidos.

"Los políticos presionan y además utilizan mecanismos bastardos para que los libros digan lo que ellos quieren que se diga y no lo que la ciencia dice", ha denunciado.

Según el director de la FGEE, los editores de libros de texto reciben "presiones personales" de consejeros de Educación y directores generales autonómicos con "un nulo respeto a la libertad de cátedra" para adaptar los contenidos de los libros de texto a sus intereses particulares.

Sin Reyes Católicos

Ávila ha evitado los detalles y no ha mencionado nombres concretos, pero ha expuesto varios ejemplos de diferentes comunidades autónomas. Por ejemplo, ha asegurado que "políticos" de Cataluña "quieren que hablemos de Wilfredo el Piloso --que fue Conde de Barcelona en el siglo IX-- y no de los Reyes Católicos" o aludir a la "corona catalanoaragonesa" en sus libros.

"En el caso del reino catalanoaragonés no van a encontrar ustedes ningún documento de la Edad Media que haga esta expresión, ¡ni uno!", ha exclamado el director de la Federación de Editores, acusando también a Canarias y a la Comunidad Valenciana de realizar estas prácticas, pero sin mencionar a ninguna persona en particular.

Del mismo modo, ha acusado a la Generalitat Valenciana de "censurar a un director de la Real Academia" como el fallecido filólogo Fernando Lázaro Carreter porque, según el relato de Ávila, afirmaba que el valenciano era un dialecto del catalán.

Manías

"Son todas, y cuando no es una es otra, también Andalucía, y también Castilla y León. Cada una tiene su manía", ha añadido después, precisando que estas presiones se producen en conversaciones y reuniones. "Porque hay cosas que no se atreven a poner por escrito", ha apostillado.

El presidente de ANELE, José Moyano, que también ha participado en la rueda de prensa, ha dicho que los editores están "hartos de denunciarlo en público", añadiendo una anécdota cómica: "Este año ha pasado con las cajas de cambios en un libro de la Formación Profesional, que había que adaptarlo a la realidad autonómica. Ya me contarán ustedes las cajas de cambio de los coches qué realidad autonómica tienen".

No se fían de Sánchez

Durante la presentación del informe 'El libro educativo en España - curso 2019-2020' elaborado por ANELE, en el que se cifra en 450 los textos normativos publicados en las comunidades autónomas que afectan a los libros de texto, el director general de la Federación de Editores ha criticado la "normativa desaforada" que provoca, en su opinión, que existan "desigualdades" en la educación en España.

Por ello, tanto la FGEE como ANELE han reclamado un currículo escolar "generalizado" y de "sentido común" en todo el territorio español para acabar con esas "desigualdades", y que emerja tras un pacto educativo entre distintas formaciones políticas.

Inversiones en Educación

Tanto el director de la FGEE como el presidente de ANELE han destacado al actual secretario de Estado de Educación en funciones, Alejandro Tiana, como "la mejor persona capaz de lograr un pacto educativo", aunque no han ocultado su desconfianza ante el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez.

Antonio María Ávila ha puesto como ejemplo la principal propuesta educativa que ofrece Sánchez a sus posibles socios para la investidura: incrementar la inversión en educación hasta el 5% del PIB en 2025.

"Esa fue la oferta del Gobierno de Rajoy para el pacto educativo, y el motivo por el que el PSOE rompió el pacto educativo", ha recordado Ávila, aludiendo a las decisión de Sánchez de abandonar la comisión parlamentaria creada con ese propósito en marzo de 2018.