Las universidades canarias jubilan a casi 800 profesores en seis años

14/01/2019

Casi la mitad del personal docente e investigador supera los 56 años y la mayoría de catedráticos tienen más de 60. La ULPGC es la institución con la plantilla más envejecida de toda España

Las dos universidades canarias jubilarán en los próximos seis años a casi 800 profesores titulares y catedráticos, los profesionales de mayor cualificación docente y científica, los que más capacidad para atraer proyectos de investigación tienen y los que, por tanto, más complicación presentan a la hora de su renovación. El Diagnóstico del Sistema Universitario Canario, elaborado por el Gobierno regional, elevaba en 2016 las jubilaciones a 2.000 trabajadores (contando también al personal de administración y servicios) desde ese año hasta 2030. Entre 2020 y 2030 el Ejecutivo y las universidades prevén «jubilaciones masivas» en ambas instituciones.

La captación de talento al que se han lanzado tanto la ULPGC como de la ULL resolverá parcialmente el problema en la base (profesor ayudante de doctor), pero mantendrá un escenario de incertidumbre en la cúpula (titulares y catedráticos).

La situación de envejecimiento de las plantillas es similar en ambas universidades -algo mayor en la ULPGC, que tiene el menor porcentaje de profesorado joven de España-, sin embargo, el panorama a corto plazo para una y otra institución presenta algunas diferencias.

El rector de la ULPGC, Rafael Robaina, está satisfecho con la política de contrataciones que ha llevado a cabo en dos años, con la incorporación de 63 nuevos profesores ayudantes de doctor. «La renovación es real y el balance es positivo», sostiene, pero reconoce que «el trasfondo no desaparece» porque el 45% de profesores titulares y catedráticos de su universidad tienen más de 56 años y el 20% más de 60 años.

De aquí a 2025 se jubilarán 348 profesores titulares y catedráticos en la ULPGC (tiene un total de 774), mientras que en ULL lo harán casi 400 de los 900 que tiene. En la institución lagunera, la media de edad del profesora es de 55 años, pero la más envejecida es la de catedráticos (62 años) y la de titulares (57). Esto implica que en 2025 el 90% de los 217 catedráticos de la institución estará jubilados y de los titulares, el 50%.

A la vicerrectora de Ordenación Académica y Profesorado de la ULL, Carmen Rosa Sánchez, le preocupa la edad de los catedráticos, «muy próximos a la jubilación», pero más aún la de los profesores ayudantes de doctor, cuya media es de 42 años «y no tendrán 30 años por delante para jubilarse», dice. Esto significa que «el problema de envejecimiento en la ULL se va a mantener en el tiempo». En tres años, la ULL ha contratado a más de 100 ayudantes de doctor, la mayoría de esa edad.

Y si la ULPGC no ve cómo reemplazar a los catedráticos que se jubilan (ahora tiene 166 en activo) si no se aborda pronto una modificación de la Ley de Universidad que flexibilice la captación de talentos senior, en la ULL están más tranquilos porque «la cúpula no está tan descabezada», dice Suárez. Eso se debe a que en tres años los casi 60 profesores que tenían acreditada la cátedra (muchos desde 2007) la han obtenido, con lo que se han ido cubriendo las jubilaciones.

Las dos universidades destacan el esfuerzo económico se supone la renovación de plantillas y apelan a una negociación real con el Gobierno para poder afrontarla.