Educación

La ULPGC transfiere dos patentes en año y medio y negocia otras dos

02/10/2018

La universidad grancanaria ha patentado 117 ideas o invenciones en distintos campos desde el año 1992. Los trabajos de fin de grado, de máster o tesis doctorales se analizarán en busca de ideas patentables.

Los investigadores de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) han logrado patentar 117 ideas, invenciones e incluso software desde que en 1992 lo hicieran por primera vez. Desde entonces, la universidad grancanaria ha patentado dos o tres investigaciones al año, hasta que en los últimos cinco ha dado un salto exponencial, elevando la media hasta 17. «Es un dato muy importante», asegura Juan Pablo Suárez, vicerrector de Investigación, Innovación y Transferencia, pero «más importante aún es añade lograr que las compre alguna empresa».

Y también en eso la ULPGC ha avanzado. Desde hace un año y medio logrado negociar con cuatro empresas otras tantas patentes, de las cuales dos ya han sido adquiridas, ambas de tecnología médica.

«Hasta ahora -explica Suárez- lo que interesaba a las universidades era el número de patentes, y sigue interesando, pero lo importante son las transferencias» y por eso la ULPGC, desde hace dos años, lo que busca, agrega el vicerrector, es «patentar lo que tiene un cliente detrás».

Juan Pablo Suárez considera que ese incremento en el número de patentes obtenidas está relacionado directamente con la política del gobierno de la ULPGC en el fomento de la protección de la investigación. Tal es así que la universidad «paga todo el proceso de patentado de una idea susceptible de serlo».

Dentro de esa política está además el fomento de la transferencia de patentes a las empresas que quieran, de manera que la asignación de las patentes que no superen los 800.000 euros es directa, algo, dice Suárez, que elimina un proceso que, por lo general, es muy engorroso.

También pone el acento en que a pesar de que la ULPGC tiene que figurar como propietaria de las patentes, el porcentaje de esa propiedad es negociable y pone como ejemplo las dos transferencias que ya se han hecho, que han sido completas, es decir, que el 100% de la patente pasa a la empresa compradora.

«La universidad no busca enriquecerse, sino promocionar la investigación» y eso ya se logra, dice, con la transferencia.

Tesis

La ULPGC está trabajando, además, en la elaboración de un reglamento que sea la base para que todos los trabajos de fin de grado (TFG), trabajos de fin de máster (TFM) y tesis doctorales, antes de leerse y publicarse, pasen un filtro para determinar si algo en ellos es susceptible de ser patentando. De ser así, indica Juan Pablo Suárez, las páginas que contengan la invención que se pudiera patentar –lo determinaría la Oficina de la Propiedad Intelectual e Industrial el Parque Científico Tecnológico– que quedarían «invisible» en la publicación. Con esto, la universidad quiere evitar, «como ha sucedido», que le escapen ideas que otros puedan patentar.

La mayoría de patentes de la ULPGC están relacionadas con la tecnología médica, la economía azul o con métodos informáticos.

  • 1

    ¿Deben retirarse los libros de Primaria que muestran a los camellos como transporte habitual de los canarios?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados