Campaña extraordinaria

La ULPGC se lanza a captar alumnado en los buscadores

19/02/2018

Aumentar el número de matriculaciones es uno de los objetivos que se ha marcado la ULPGC para salvar algunos títulos. De ahí que abriera, por primera vez, la preinscripción de másteres en febrero. A esta iniciativa se suma la campaña que desde finales de enero puso en marcha en diferentes buscadores de Internet.

Hace un tiempo se decía que lo que no estaba en Internet no existía. Ahora también sabemos que aunque estés, si no te encuentran, tampoco existes. Este debió ser el razonamiento que llevó a la ULPGC a emprender una campaña en diferentes buscadores para que la institución se posicione de forma ventajosa y atraiga alumnado. Así lo explica el vicerrector de Titulaciones y Formación Permanente de la ULPGC, Marcos Peñate, para quien esta acción es un complemento a la campaña extraordinaria de preinscripción en másteres para atraer alumnado. «Si esta estrategia de matriculación no va acompañada de una difusión para que llegue a los posibles usuarios no estamos haciendo gran cosa», señaló Peñate. De ahí que, a través del Vicerrectorado de Comunicación, se organizara una «promoción en buscadores para que nuestra oferta salga de las primeras en Latinoamérica, el norte de África y el resto de España. Es una campaña costosa (10.000 euros), pero lleva funcionando desde la última semana de enero», añadió.

Precisamente captar alumnado de esas zonas geográficas es lo que se tuvo en cuenta a la hora de adelantar la preinscripción de los másteres. «Es la primera vez que lo hacemos. Optamos por ello porque tenemos la situación general de falta de demanda en una serie de másteres y estamos buscando soluciones. Nos habían comentado que tal vez era porque abríamos la matricula en junio o julio, una fecha muy tardía para que pudiera venir alumnado de Latinoamérica o norte de África en tanto que tienen que tener visados, acreditar idiomas... Tardan meses en prepararlo todo», lamenta Peñate. «Flexibilizar» las fechas, añadió el vicerrector, es facilitar las matriculaciones y «dar respuesta a esta posible demanda».

Hasta el viernes por la mañana -el plazo terminó ayer domingo- se habían completado 130 prescripciones, un tercio de las 348 plazas ofertadas. Ahora se tienen que «consolidar», explicó Peñate, «pero estamos expectantes e ilusionados en que esta preinscripción se plasme en matrículas».

El vicerrector destacó que se habían seleccionado solo algunos másteres -los de alta demanda, como el de Acceso a la Abogacía, el de Formación del Profesorado o el de Mediación- no se incluyeron y se reservaron otras «para garantizar a nuestro alumnado que en junio tenga una plaza. No podemos sacar una convocatoria y perjudicar a nuestro propio alumnado».

Test de viabilidad.

El vicerrector reconoció que esta primera experiencia solo ha contado con 18 días de matriculación, y la idea es «aumentar el plazo para próximos cursos». El problema este año, añadió, «es que tenemos que evaluar varias cosas, no solo cómo ha funcionado esta experiencia, que continuaremos haciendo en el futuro, sino que también es un test para ver la viabilidad de algunos másteres».