Educación

La ULPGC se blinda contra el plagio de tesis y publicaciones

27/02/2019

La universidad adquiere un ‘software’ de prevención de copia que implantará en dos fases. En la primera, que ya está en vigor, afecta a los principales trabajos de las titulaciones y a los libros.

El caso de los másteres de la Universidad Rey Juan Carlos levantó la liebre y extendió la sospecha a toda la universidad española. Pero detectar el plagio no siempre es fácil. Por eso, el rector de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), Rafael Robaina, explicó ayer en el Consejo de Gobierno que se había adquirido las licencias de Turnitin, una aplicación que permite detectar si un texto es copia de otro ya publicado.

En la primera fase, explicó el rector, se aplicará a las tesis doctorales que se defiendan en esta universidad, así como a los trabajos de fin de máster (TFM) y a los trabajos y actividades realizadas en las titulaciones de la estructura de teleformación.

Pero, además, pasarán por este detector de plagio las publicaciones del Servicio de Publicaciones y Difusión Científica de la universidad así como las publicaciones de la biblioteca universitaria.

La ULPGC lleva ocho meses probando la calidad de Turnitin con un grupo piloto que reúne diversas tipologías textuales, señaló ayer Robaina en su informe ante el Consejo de Gobierno. «La idea era probar distintas fórmulas de detección de coincidencias textuales». Y tras la experiencia, añadió Robaina, «se llega a la conclusión de que la herramienta Turnitin es la que mejor responde a las necesidades de la ULPGC como herramienta de ayuda a toda la comunidad universitaria».

El rector también dijo que no toda copia es intencionada. «A veces el alumnado no sabe referenciar y tenemos que guiarlo para que lo haga bien», afirmó.

Según la empresa que lo proporciona, Turnitin utiliza una «tecnología exclusiva» que navega en internet «y rastrea en bases de datos de autoría de trabajos y textos originales para detectar coincidencias textuales». El servicio, además, genera «un reporte de originalidad individual» y proporciona enlaces a posibles equivalencias textuales.

La Universidad de La Laguna, por el contrario, ya venía utilizando desde 2017 un programa antiplagio con el que había detectado en año y medio cuatro trabajos copiados. Con todo, señalaron a este periódico a principios de curso, es una cantidad «ínfima» comparada con el volumen de tesis y TFM que se presentan cada año. Más de 150 en el primer caso y entre 600 y 700 en los segundos.

Turnitin es el mimo programa que utiliza La Laguna y es el software implantado en otras 28 universidades españolas. Las licencias de uso costarán a la ULPGC 11.000 euros, señaló ayer el rector.

En la segunda fase «se acometerá de forma progresiva la implantación general al resto de trabajos realizados en las titulaciones oficiales de la ULPGC», explicó Robaina, cuya intención es que las publicaciones de la universidad reúnan «las máximas garantías».