Educación

La ULPGC mima a la cantera científica

03/07/2018

Un centenar de jóvenes acude al Campus de Verano para preuniversitarios de la institución. El programa, auspiciado por la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información, busca atraer al alumnado, y especialmente a las chicas, hacia la ciencia

Luisa del Rosario Las palmas de Gran Canaria

La ciencia y la tecnología necesitan cantera, y con la vocación de nutrirla nació hace nueve años el Campus Científico de Verano de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC). La idea es «atraer» a jóvenes estudiantes preuniversitarios hacia carreras técnicas y mostrarles las distintas posibilidades antes incluso de que escojan sus estudios superiores. Ayer un centenar de estos estudiantes se reunió en el Parque Científico Tecnológico del campus de Tafira de la universidad pública grancanaria para conocerse y recibir el agasajo de la institución.

El rector de la ULPGC, Rafael Robaina, les dio la bienvenida y les explicó que se pretendía que conocieran la universidad «antes» de que llegaran a ella, «que sepan cómo funciona y lo que se puede hacer aquí», les dijo.

Junto al vicerrector de Investigación Innovación y Transferencia, José Pablo Suárez Rivero, Robaina atendió a los jóvenes en el salón de actos del edificio Polivalente y les aseguró que de entre ellos «saldrán investigadores e investigadoras» en un futuro. «Cada año vemos como crece esta iniciativa en número de estudiantes. Esta vez son unos 100. Eso nos agrada y ojalá que el año que viene fueran 200», añadió.

Poco antes de las 12.00 horas comenzaron a llegar los alumnos y alumnas de distintos institutos isleños de 3º y 4º de la ESO y 1º de bachillerato con camisetas de distintos colores con el logotipo del campus. Les damos la bienvenida y lo hacemos con mucho agrado», dijo el rector de la ULPGC.

Este campus, que tendrá lugar durante todo julio, se desarrolla en colaboración con la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información (ACIISI). En nombre de ésta habló ayer su director, Manuel Miranda. «Lo que queremos es que lo aprovechen, que se vinculen a la ciencia y la tecnología. Es importante para Canarias», les dijo a los estudiantes.

Además, continuó, es «especialmente» relevante «que se unan las chicas porque la ciencia tiene una necesidad importante de que las mujeres se incorporen a ese mundo».

La novena edición del Campus Científico de Verano de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria reunirá en las cuatro semanas del mes de julio a distintos grupos de unos 30 estudiantes de 4º de ESO y 1º de bachillerato seleccionados por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt) y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte entre los mejores expedientes académicos.

El campus, que se ofrece conjuntamente en las universidades de Las Palmas de Gran Canaria y La Laguna, propone un programa en el que se mezcla la Biología, la Oceanografía y la Astrofísica.

En la ULPGC, explicó la universidad en un comunicado, se ofrece al alumnado «la oportunidad de un contacto directo con la labor diaria de los investigadores en un ambiente universitario y multicultural, que les ayude a definir su proyección futura de estudios. Además, los participantes en los Campus pueden disfrutar de actividades complementarias científico-culturales y de ocio tanto con una salida en un barco oceanográfico como con la visita al Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología y la Playa de Las Canteras».

Elegir camino. Damián Benasco, de 15 años, es uno de los jóvenes que acude a este campus. Le gusta la biología y la ingeniería, así que cree que el eje temático en el que ha entrado, el de Ciencias, Ingeniería y Tecnología, es el que mejor le va. Además, su grupo investigará en Ingeniería aplicada a la Medicina, por lo que cree que es «el más interesante».

En general, el alumnado conoce la existencia de este campus gracias al profesorado de sus institutos. Es el caso de María Déniz, que estará en el grupo de Biomedicina, lo que para una futura estudiante de Medicina es «estupendo».

Para otros alumnos y alumnas, este campus de verano servirá para ayudarles a elegir una carrera en un futuro cercano. A este grupo pertenece Jihane Khlifi, de 16 años. La joven confiesa que no tiene «nada claro» en qué se quiere matricular cuando llegue a la universidad. De hecho, explicó, eligió el itinerario tecnológico porque así «tenía más oportunidades», era «más flexible» para adaptarse a lo que escogiera. Ella espera que con esta experiencia pueda tenerlo «más claro».

Para otros estudiantes, en cambio, hacer estos cursos reforzará una vocación que traen de casa. Un ejemplo es María Santana, de 15 años, que tiene «clarísimo» que será médico, pese a las altas notas que se exigen para esta carrera.

La ciencia y la tecnología necesitan cantera, y con la vocación de nutrirla nació hace nueve años el Campus Científico de Verano de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC). La idea es «atraer» a jóvenes estudiantes preuniversitarios hacia carreras técnicas y mostrarles las distintas posibilidades antes incluso de que escojan sus estudios superiores. Ayer un centenar de estos estudiantes se reunió en el Parque Científico Tecnológico del campus de Tafira de la universidad pública grancanaria para conocerse y recibir el agasajo de la institución.

El rector de la ULPGC, Rafael Robaina, les dio la bienvenida y les explicó que se pretendía que conocieran la universidad «antes» de que llegaran a ella, «que sepan cómo funciona y lo que se puede hacer aquí», les dijo.

Junto al vicerrector de Investigación Innovación y Transferencia, José Pablo Suárez Rivero, Robaina atendió a los jóvenes en el salón de actos del edificio Polivalente y les aseguró que de entre ellos «saldrán investigadores e investigadoras» en un futuro. «Cada año vemos como crece esta iniciativa en número de estudiantes. Esta vez son unos 100. Eso nos agrada y ojalá que el año que viene fueran 200», añadió.

Poco antes de las 12.00 horas comenzaron a llegar los alumnos y alumnas de distintos institutos isleños de 3º y 4º de la ESO y 1º de bachillerato con camisetas de distintos colores con el logotipo del campus. Les damos la bienvenida y lo hacemos con mucho agrado», dijo el rector de la ULPGC.

Este campus, que tendrá lugar durante todo julio, se desarrolla en colaboración con la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información (ACIISI). En nombre de ésta habló ayer su director, Manuel Miranda. «Lo que queremos es que lo aprovechen, que se vinculen a la ciencia y la tecnología. Es importante para Canarias», les dijo a los estudiantes.

Además, continuó, es «especialmente» relevante «que se unan las chicas porque la ciencia tiene una necesidad importante de que las mujeres se incorporen a ese mundo».

La novena edición del Campus Científico de Verano de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria reunirá en las cuatro semanas del mes de julio a distintos grupos de unos 30 estudiantes de 4º de ESO y 1º de bachillerato seleccionados por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt) y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte entre los mejores expedientes académicos.

El campus, que se ofrece conjuntamente en las universidades de Las Palmas de Gran Canaria y La Laguna, propone un programa en el que se mezcla la Biología, la Oceanografía y la Astrofísica.

En la ULPGC, explicó la universidad en un comunicado, se ofrece al alumnado «la oportunidad de un contacto directo con la labor diaria de los investigadores en un ambiente universitario y multicultural, que les ayude a definir su proyección futura de estudios. Además, los participantes en los Campus pueden disfrutar de actividades complementarias científico-culturales y de ocio tanto con una salida en un barco oceanográfico como con la visita al Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología y la Playa de Las Canteras».

Damián Benasco, de 15 años, es uno de los jóvenes que acude a este campus. Le gusta la biología y la ingeniería, así que cree que el eje temático en el que ha entrado, el de Ciencias, Ingeniería y Tecnología, es el que mejor le va. Además, su grupo investigará en Ingeniería aplicada a la Medicina, por lo que cree que es «el más interesante».

En general, el alumnado conoce la existencia de este campus gracias al profesorado de sus institutos. Es el caso de María Déniz, que estará en el grupo de Biomedicina, lo que para una futura estudiante de Medicina es «estupendo».

Para otros alumnos y alumnas, este campus de verano servirá para ayudarles a elegir una carrera en un futuro cercano. A este grupo pertenece Jihane Khlifi, de 16 años. La joven confiesa que no tiene «nada claro» en qué se quiere matricular cuando llegue a la universidad. De hecho, explicó, eligió el itinerario tecnológico porque así «tenía más oportunidades», era «más flexible» para adaptarse a lo que escogiera. Ella espera que con esta experiencia pueda tenerlo «más claro».

Para otros estudiantes, en cambio, hacer estos cursos reforzará una vocación que traen de casa. Un ejemplo es María Santana, de 15 años, que tiene «clarísimo» que será médico, pese a las altas notas que se exigen para esta carrera.