Educación

La ULPGC acumula 26 millones de euros de remanente

28/06/2018

La universidad va sumando ejercicios presupuestarios con superávit, pero se le aplica la regla de gasto de Montoro como si fuera una administración pública. El rector, Rafael Robaina, pide más autonomía.

La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) acumula un remanente o ahorro generado de 26,2 millones de euros. 2,8 de ellos sumados tras cerrarse el ejercicio 2017, según explicó ayer durante el consejo de gobierno la gerente de la institución, Eulalia Gil.

«Cuando hacemos un presupuesto calculas que te sobre o que te pueda faltar un 1%. De momento nos sobra. Nunca hemos quedado en déficit porque seguimos la ejecución presupuestaria con cautela», dijo el rector, Rafael Robaina. Sin embargo, en los últimos años «vamos acumulando esos remanentes que nos podrían permitir hacer muchas cosas», añadió.

Robaina recordó que antes de la regla de gasto impuesta por el Ministerio de Hacienda, que impide desde 2013 a las administraciones públicas desde 2013 hacer un uso libre del superávit y del remanente de tesorería pese a que la situación financiera sea saneada, hacían uso de este dinero. Pero desde hace unos años es imposible.

«A alguien debería ocurrírsele que la universidad no es una administración pública y entonces nos permitirían hacer uso de ese remanente de caja y nos harían muy felices», dijo Robaina. «Se nos aplica la misma normativa y eso es terrible. Desde que se promulgó la regla se van acumulando y acumulando remanentes» sin que se puedan utilizar. «Pero esto, al final, es una empresa, no es un ayuntamiento y tenemos un montón de necesidades y proyectos, como el centro de formación permanente, la contratación de profesorado –a la ULPGC le faltan unos 400 docentes–, la promoción de la investigación...». El rector insistió en que la universidad no es una administración pública y reclamó que dejaran que funcionaran «de una manera más autónoma en la ejecución del presupuesto, por ejemplo para no generar este tipo de cosas o que no se nos aplique la nueva ley de contratación del sector público, que nos está machacando».

El Consejo de Gobierno aprobó las cuentas de 2017 las cuales presentaban un equilibrio financiero de 138,5 millones de euros y el mencionado superávit de 2,8 millones. Precisamente por este una de las representantes del claustro en el consejo de gobierno, Pino Palacios, preguntó el motivo por el que se había decidido no abonar la paga extraordinaria pendiente de 2012 y que el Gobierno de Canarias «dijo en 2017 que había que pagar».

La gerente, Eulalia Gil, explicó que se había enviado un escrito al Ejecutivo preguntando si la ULPGC debía abonarla igual que se haría con el resto del personal de la comunidad autónoma. Según Gil, la respuesta de Educación fue que el personal de las universidades no es personal de la Comunidad canaria y que las universidades, en el ámbito de su autonomía pueden hacer lo que quieran».