Un grupo de adolescentes en una imagen de archivo. / efe

Expulsan a una niña de 14 años de clase por llevar un 'top' en Tenerife

El centro cambió la normativa de vestimenta después de la que chica fuese expulsada en varias ocasiones y tras las repetidas denuncias de su padre.

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Ana, una joven de 14 años, ha sido expulsada de clase en varias ocasiones por vestir con un top. Su padre ha denunciado públicamente los hechos y ha llevado al instituto ante los tribunales por lo que considera un caso de acoso por parte del centro y una «vulneración de los derechos de mi hija», según publica Diario de Avisos.

Los hechos han ocurrido en el IES Anaga y el caso se hizo público después de que una alumna del instituto colgase en TikTok un vídeo criticando la nueva norma de vestimenta: «¿Odias tu instituto? En el IES Anaga tenemos una nueva norma: no podemos llevar tops, asillas o pantalón corto siendo chicas. Feliz 8M», reza el mensaje colgado por la joven.

La publicación, colgada hace tres días, rápidamente se hizo viral llegando a superar los 50.000 likes, algo que agradeció posteriormente la chica. No fue la alumna retirada de clase la que colgó el vídeo, pero este post ha hecho que su caso se dé a conocer. «El TikTok no lo ha hecho mi hija, ha sido otra niña que se ha sentido aludida», aclaró este martes en la Cadena Ser Luis Alberto Díaz, el padre de la chica.

«Tápate»

Su hija fue retirada de clase por primera vez (en total la han sacado de clase en cuatro ocasiones) el 18 de mayo por llevar un top con unos vaqueros, un tipo de vestimenta muy común hoy en día entre las jóvenes. «El 95% de las chicas van así». Al enterarse, Luis Alberto Díaz envió un escrito al centro pidiendo explicaciones por su actuación ya que «ella va vestida igual que siempre». «Quería que me dijesen qué norma ampara esta decisión», ha declarado.

Solo tres días después, el viernes 21, vuelven a sacar a la chica de clase y Luis Alberto presenta un segundo escrito ya que, hasta ese momento, nadie le ha comunicado qué norma ampara la decisión. «Además, en este caso se la retira de un examen de Lengua«, asegura. Pasan los días y el instituto continúa sin responder a sus escritos, por lo que se pone en contacto con la inspección escolar. El 24 de mayo manda un escrito a la inspectora de educación criticando la falta de respuestas y avisando de que va a proceder a interponer una denuncia.

«A continuación de presentarlo, voy al juzgado de guardia a poner una denuncia por lo que considero acoso. Entiendo que se están vulnerando los derechos de mi hija por la vestimenta y sin darme una respuesta, que es lo más grave», ha afirmado en la Ser.

El día 24 de mayo, de nuevo, sacan a su hija de clase. Se pasa en un aula ella sola haciendo tareas desde las ocho de la mañana hasta las dos de la tarde, todo por su vestimenta. «Esto no es equitativo, no está recibiendo la enseñanza adecuada», afirma Luis Alberto, al que le consta que «se ha apercibido a otras chicas por la ropa diciéndoles cosas como 'tápate' y ese tipo de comentarios que no entiendo».