Momento del examen. / Cober

La guerra de Ucrania y Lorca estrenan la EBAU más parecida a la era precovid

La ausencia de mascarillas dentro y fuera de las aulas fue la norma en el primer día de la selecitividad en Canarias

Luisa del Rosario
LUISA DEL ROSARIO Las Palmas de Gran Canaria

La guerra de Ucrania y García Lorca rompieron el hielo de la selectividad de la nueva normalidad. Unos 3.000 estudiantes de Ciencias, la mitad de los que harán desde ayer hasta el sábado la Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU) en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), comenzaron a las 9.30 el examen de Lengua castellana y Literatura que les daba a elegir entre un artículo de opinión de Fernando Vallespín titulado 'La era del miedo' y que abundaba en la contienda bélica en Ucrania y un texto literario, en este caso de Federico García Lorca.

Este jueves se enfrentará a la misma prueba el estudiantado de Ciencias Sociales, Humanidades y Arte, otros 2.514 alumnos, de los 5.822 que se presentan a la EBAU en la ULPGC, 11.116 en toda Canarias sumando el estudiantado de La Laguna.

«Les pido que estén tranquilos. Que los deseos por los que han estado luchando. Si se han empeñado en ellos la EBAU no se los va a impedir», les dijo el rector de la ULPGC, Lluís Serra.

A diferencia de los dos años anteriores, en que se presentaba un texto periodístico y tres literarios para ampliar optatividad y facilitar el aprobado en sendos cursos marcados por la covid-19 y las clases online, el alumnado solo ha podido elegir entre dos opciones en este primer examen. Un artículo de opinión de Fernando Vallespín sobre la guerra de Ucrania y un fragmento de la obra 'La casa de Bernarda Alba' de Lorca.

Arriba, Noemi Marquez. Abajo, Sergio Hernández y Natalia Muñoz. Los tres se presentaron ayer a la EBAU en la ULPGC. / C7

El texto periodístico

Noemi Márquez eligió el texto periodístico porque le pareció «más fácil».

Vallespín cita en su artículo, titulado 'La era del miedo' a filósofos como Hobbes y Montaigne, a la experta en Ciencia Política Judith Shklar , habla del «retorno al realismo», de la «hedonista Europa» y cita a un articulista del Financial Times. «No es necesario entenderlo todo para completar el examen, lo que sí vi enseguida fue lo de Marte, por el dios de la guerra», explica Noemí.

Ella quiere estudiar Geología, algo que le debe a una porfesora que la entusiasmó con esa especialidad en Bachillerato. Noemí está de acuerdo con «la opinión de Vallespín porque es complicado estar en un mundo pasando miedo e incertidumbre ya que las tecnologías sirven para la desinformación». El articulista además de la guerra de Ucracia recuerda la pandemia y los totalitarismos.

«Me apetece estudiar fuera»

Para Natalia Muñoz, que también escogió el texto periodístico porque se le da «mejor», es verdad que era «un poco complicado» por las palabras que utilizaba, pero está segura de que le salió «muy bien».

Natalia quiere estudiar Medicina, uno de los grados más exigentes con las notas de corte, y aunque sabe que su fuerte es Química, está segura de que el resto la va a ayudar a entrar en la universidad para estudiar lo que quiere. Eso sí, no en la ULPGC: «Me apetece estudiar fuera», asegura.

El ambiente antes de entrar en las aulas ya mostraba la diferencia con respecto a los dos años anteriores, marcados por la pandemia. Las mascarillas en el campus eran la excepción, igual que en el interior de las aulas. Pero como ya es tradicional, había nervios. «Es que quiero entrar ya» era una de las frases más escuchadas en las filas que se montaron para entrar de forma ordenada a las aulas.

«La verdad es que el que la pandemia ya no sea un problema marca mucho la diferencia de la organización», reconoció Serra.

Acceso fluido y sin atascos

Todo ha ido muy bien, con mucha tranquilidad y normalidad. Ya no tenemos la situación de la covid. Seguimos las recomendaciones de las autoridades sanitarias, pero es más relajado el protocolo. El acceso ha sido bastante fluido, hay que agradecer a la seguridad del campus y a la Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria todo el esfuerzo que han hecho porque ha sido todo muy fluido», explicó David Sánchez, vicerrector de Estudiantes, Alumni y Empleabilidad.

COBER

Sergio Hernández también eligió el texto periodístico, «Lo vi más fácil. Es mejor escoger el texto periodístico que preparar nueve textos literarios. Bastante tenemos ya con Historia», aseguró ayer este alumno que quiere estudiar Ingeniería de Datos. En su caso d ebe sacar un «6,472, pero el problema no es la nota, sino que ese grado oferta muy pocas plazas y está muy demandado». Por eso, señala, tiene «plan b y plan c. El primero es estudiar Informática y después convalidar y el segundo estudiar Teleco y lo mismo». En las preinscripciones que hace el alumnado para la universidad antes de la EBAU pueden poner hasta doce titulaciones diferentes a las que acceder por orden de preferencia.

Al analizar el texto de Vallespín Sergio explica que aunque no parecía claro sí se «evidenciaba» que contaba con «muchos argumentos de autoridad» y en la parte de la opinión resaltó que estaba de acuerdo con el autor en que «se avecinaban tiempos difíciles. No creo que se equivocara en esto, pero yo añadió que no por ello debemos bajar el ánimo». Y al final, «puse que no podemos vivir en la penumbra, y lo relacioné con 'La casa de Bernarda Alba'», explicó Sergio.

María Hernández prefirió a Lorca. «He ido a lo seguro, no quería jugarme nada. Quiero estudiar Medicina y necesito nota».

El fragmento de La Casa de Bernarda Alba que cayó en el examen era sobre la «imposición del luto» al que obliga a sus hijas y María lo relaciona con la «represión», como «a las personas homosexuales para que no expresan su orientación sexual, o la represión hacia las mujeres o el racismo, porque también se reprime a las personas por su raza».

Retener al alumnado

Lluís Serra abundó que este era «un día muy importante para la ULPGC» y expresó su deseo de que la universidad pueda captar más alumnado el próximo curso. «Ojalá que la mayoría de los que se examinan aquí se quedaran aquí. Ya nos gustaría retener al máximo de alumnos, pero no es fácil porque muchos van a tener opciones a irse fuera para lo que quieren estudiar y a lo mejor no tenemos espacio para todos». Además aludió al nuevo mapa de titulaciones que prepara la universidad pública grancanaria. «Aunque este año no nos ha dado tiempo de cambiar los títulos, tenemos ya una mesa de negociación con la ANECA, pero no nos aunque sí hemos empezado a adelantar», añadió.

La EBAU continuará mañana con la fase general y el viernes y el sábado con las optativas. Las notas saldrán el próximo 17 de junio.