Docentes con aula pero sin casa

El inicio de la nueva etapa escolar hace que muchos maestros y profesores sean llamados de las listas de la Consejería de Educación para llenar plazas vacantes. Muchos de ellos deben hacer sus maletas y buscar casa para establecerse en una nueva isla. Pero a veces, esta búsqueda resulta un reto casi imposible de conseguir.

MARÍA JOSÉ RUBIO / ARRECIFE

El curso escolar ha comenzado para los maestros y con él, la búsqueda para muchos de ellos de un posible nuevo hogar. Eso sí, si tienen la suerte de ser nombrados a principios del curso, si no, la búsqueda se complica. El problema al que se enfrentan la mayoría de sustitutos es que «las bajas se comunican de dos semanas en dos semanas», señala una docente. «Y así se puede alargar meses». Por eso, muchos optan por compartir piso con otros compañeros. «Son gente que tienen hipotecas, pagan este alquiler y tienen a sus familias en otras islas, así que viajan todos los fines de semana. Por eso prefieren compartir», indica Pilar Gutiérrez. Esta canariona tuvo la suerte ser destinada a Fuerteventura, isla en donde viven sus padres. «Aún así eran 40 minutos en coche», dice.

El precio medio de una vivienda en Lanzarote «ha aumentado en 100 o 200 euros, aparte gastos y aparcamiento si es en el centro de Arrecife», indica Silvina De Maisson, propietaria de Futura Propiedades en Arrecife. «Nuestra inmobiliaria trabaja con un 70% de docentes. La gente prefiere alquilar a maestros porque son buenos pagadores y cuidadores», comenta. «Encuentras algo de 450 a 700 euros y los maestros suelen regatear el precio porque estaban acostumbrados a pagar menos. Evidentemente, el alquiler vacacional ha afectado mucho a las inmobiliarias y a la oferta de pisos», dice.

Un piso «normalito de dos habitaciones en pleno centro de Arrecife, en la calle Real, se alquiló por 700 euros hace dos días», cita una agente inmobiliaria. «Un piso bueno y bien de precio no nos dura ni un día», comenta Naresh Gurnani de Precio Perfecto. «Antes con 300 euros alquilabas algo, ahora, por ese precio, alquilas una casa cayéndose a cachos», aclara José Ferrer, personal de Timanfaya House. Pero al mal tiempo buena cara, Gurnani señala que el boom vacacional «nos ha venido muy bien ya que aunque se han reducido los alquileres, hemos aumentado las ventas de casas».

Lanzarote no es la única isla afectada. La docente Elsa Medina comenta que este año «en Corralejo y en el sur de Fuerteventura los precios están desorbitados». Y es que siempre se habla de profesores pero hay muchos otros funcionarios que sufren este quebradero de cabeza.