Imagen de uno de los exámenes de la EBAU el pasado año, en la Facultad de Arquitectura de la ULPGC. / JUAN CARLOS ALONSO

Cuenta atrás para una EBAU que por segundo año vuelve a estar marcada por la pandemia

La prueba, que se inicia el 9 de junio en Canarias, repite el formato abierto del año anterior, así como la celebración de exámenes en cuatro días

Luisa del Rosario
LUISA DEL ROSARIO Las Palmas de Gran Canaria

Dentro de diez días comienza la convocatoria ordinaria de la Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU) en Canarias. Más de 10.000 estudiantes de segundo de Bachillerato se presentan a estos exámenes que, por segundo año consecutivo, vuelven a estar marcados por la pandemia. Las dos universidades públicas canarias, la de Las Palmas de Gran Canaria y La Laguna, junto a la Consejería de Educación decidieron ya en noviembre pasado mantener las novedades que se implementaron el pasado año ante el avance de los contagios. Para evitar aglomeraciones se decidió ampliar en un día los exámenes, de tal forma que a la prueba común acudiera el alumnado de ciencias y letras por separado en días consecutivos. Y, además, se cambió el formato ampliando las posibilidades de elección del alumnado, lo que pretendía facilitar que el estudiantado accediera a la mejor nota tras un año en el que se interrumpieron las clases de forma abrupta por la pandemia.

Precisamente la posibilidad de que de nuevo se tuviera que enviar al alumnado a casa en medio del curso hizo que se decidiera mantener este formato de examen, al que ahora se enfrentarán los nuevos estudiantes que sí han estado todo el año con clases presenciales.

LAS CLAVES

  • Cuatro días La EBAU se mantiene en cuatro días, del 9 al 12 de junio. Las notas se pueden consultar el 18 de junio.

  • Optatividad También mantiene la novedad del pasado año, el alumnado puede combinar las preguntas de forma abierta.

  • Medidas A diferencia del pasado año, el alumnado ha practicado el protocolo de seguridad cada día al ir a clase.

  • Más espacios Este año también se mantiene la utilizacion de nuevos espacios como ExpoMeloneras.

De hecho, a lo largo del curso se han ido cerrando aulas, afectadas por algún brote o por casos positivos aislados, pero de forma anecdótica. De media estos cierres, y durante tiempo limitado, han afectado a entre el 0,3 y el 0,5% de las clases.

Para la viceconsejera de Educación, María Dolores Rodríguez, la experiencia del pasado año en la EBAU fue «muy, muy positiva». La responsable del área comenta que la prueba se celebró al filo de haber acabado el confinamiento y los protocolos que se pusieron en marcha se cumplieron «estrictamente» con buen resultado. En base a esa experiencia, Educación consensuó con las universidades públicas canarias mantener las mismas medidas este año.

El único cambio es que mientras que en los institutos en los que se celebraba la EBAU el año pasado no había alumnado, este año sí. Por eso, señala la viceconsejera, durante esos días ese estudiantado tendrá clases telemáticas.

En esta ocasión también se mantiene la utilización de espacios alternativos para celebrar la EBAU. Así, en Gran Canaria vuelve a utilizarse el recito de ExpoMeloneras y en Tenerife el recinto Ferial, además de las facultades e institutos que tradicionalmente se han puesto a disposición de la prueba. El objetivo, nuevamente, es mantener la distancia de metro y medio entre el estudiantado. Cada estudiante, además, recibirá un SMS con el lugar al que debe acudir a realizar la prueba.

También se ha tenido en cuenta a aquel alumnado que coincidiendo con los exámenes deba estar en aislamiento. En este caso, explicó el vicerrector de Estudiantes de la ULPGC, David Sánchez, ambas universidades han acordado que, aunque este alumnado se presente en la convocatoria extraordinaria, en julio, se le incluirá en las listas de acceso de la convocatoria ordinaria para «no perjudicar» la obtención de una plaza especialmente en las carreras más demandadas.

Sánchez también llama la atención sobre que este año se han preinscrito unos 500 estudiantes más en la EBAU que el año anterior en la ULPGC, de 6.900 a 7.400, por lo que espera que las inscripciones reales, manteniendo la proporción, sean también superiores, es decir, podrían presentarse 500 estudiantes más que en el pasado curso, aunque este año es posible que el número de aprobados descienda con respecto al anterior.