Caos al inicio del curso de Derecho en la ULPGC

    Cargando reproductor ...
10/09/2019

El nuevo curso comienza con mal pie en la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC). Frente a las puertas de administración se agolparon desde las 07.00 horas de la mañana centenares de alumnos que aún no tienen un grupo asignado a la espera de ser atendidos por culpa de un fallo informático.

«Esto es una vergüenza», afirmaba indignada Laura Olmo, una alumna de cuarto curso de Derecho desde la larga fila formada durante la mañana de este martes frente a la oficina de administración de su facultad. Es el primer día lectivo en el calendario universitario y aún no tiene idea de a qué grupo está asignada para poder comenzar las clases, por lo que tanto ella como otros trescientos compañeros y compañeras se plantaron desde las 07.00 horas esperando su turno para ser atendidos. «Cuando llegué ya había una cola de cincuenta personas y, encima, sólo han repartido veinte números y pretendían que nos fuéramos a casa», explicó.

El problema viene, al parecer, de un fallo informático que ha afectado exclusivamente a la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) y ha dejado a alumnos de primero a cuarto de carrera sin saber dónde ir, ya que los grupos tenían que haber estado asignados desde el 5 de septiembre. Un contratiempo que se espera que se solucione en los próximos días.

La alternativa planteada por parte del decano, Pablo Saavedra, es que el alumnado elija los grupos libremente hasta que la administración pueda asignarles el correspondiente a cada uno. Sin embargo, la medida no satisface a los afectados, ya que temen que la comunidad docente no lleve el recuento de la asistencia o que se masifiquen las aulas al superar el cupo máximo determinado por la universidad y quedarse, una vez más, sin clase.

«Primero nos dijeron que era culpa nuestra por no entregar unos documentos, pero se trata de una falta de organización de la universidad y nos está afectando a todos», continúa Olmo. «Su única respuesta fue que siguiéramos refrescando la página, que estaba colapsada, hasta que pudiéramos volverlos a subir a la web».

El malestar generalizado fue en aumento, también, debido a las «malas formas» de los funcionarios, que actuaron con «dejadez» y evadiendo el problema. «Hay que tener en cuenta que somos la facultad con más estudiantes, más de 400, y nuestra administración no dispone de personal suficiente para atendernos a todos», señala Ada Santana, presidenta del Consejo de Estudiantes y de la Delegación de Alumnos. Además, el horario de apertura finaliza a las 12.30 horas, sin posibilidad de atender a los afectados por las tardes, y no existe cita previa.

«Por otro lado, los profesores han continuado las clases sin miramientos», se queja Santana. «En Derecho Societario han empezado el temario a pesar de que la mitad del alumnado estaba aún haciendo cola fuera del aula. Hoy los alumnos de primero se han perdido la jornada de bienvenida y el resto está perdiendo clase. Solo pedimos más personal y que esto se solucione pronto».